lunes, 19 de mayo de 2014

Anys d'abundancia

Si tinguéssim la oportunitat de trovar-nos amb un ésser extraterrestre o amb algú que no hagués tingut contacte amb la quotidianeitat per molt de temps i ens preguntés: quins són els dolors i les alegries del teu temps?, què li respondriem?
-“No sabem fins quan tenim menjar per a tots, aigua per a tots, salut per a tots, energía per a tots…” potser seria part de la nostra resposta, i aquest ésser extraterrestre ens miraría amb cara de no entendre res i ens diría: “però si teniu el sol, els arbres, rius, mars i camp per a treballar, si jo veig abundancia!! Què us passa?”
I de fet, què ens passa?, quines actituts, preguntes necessitem que ens ajudin a enfocar-nos de manera justa?, on podem seure a parlar del que ens passa amb l’abundància, amb el que ens sobra, amb les pors que ens dificulten deixar-nos anar i construir, sommiar altres maneres de viure.
Hi ha una película alemanya de l’any 2004 on tres adults joves emprenen un moiment anònim que realitza intervencions directes cap a persones que ténen fortunes econòmiques i signen com “els edukadors” després de les seves accions. El film fa pensar en varios temes com: fins on estem disposats a canviar algunes petites practiques de l’abundància; un altre es el contrast entre la comoditat i la coherencia;  un altre el sentit de propietat, fins i tot en les relacions. Val la pena buscar aquesta pel.lícula i veure-la, el seu títol original en alemany es: “Die fetten Jahre sind vorbei”.
La película dels “Edukadors” adverteix: “els anys d’abundància están comptats”, i la veritat es que poques coses poden fer més sentit al món que vivim, que una afirmació com aquesta. Un tema que no es només d’aquest temps, però que no s’ha resolt mai de manera complerta ni global, sino personal única e intransferiblement perque es tracta d’opcions, per això es que la demagògia un cop més es molt perillosa.

Finalment es el tema de la felicitat i de la coherencia de vida, un cop més, però amb urgencia i sobretot, tant de bò, en comunitat.   

lunes, 3 de marzo de 2014

Alabar a Dios

Un hombre mayor había quedado viudo, había empezado a sufrir dolor en sus piernas y ya no podía desplazarse grandes distancias sol, aunque era autónomo, había bajado su nivel de actividad. Como dependía de los demás para cuidarse, prefirió pedir a sus hijos residir en una residencia. Así, convivía con otras personas de sus mismas características y ello le daba alegría. Les hablaba y hacía reír y todos salían ganando de la situación. Con frecuencia alababa a Dios, ello le daba mucha energía.

Una mujer joven había quedado sola con sus pequeños hijos, por suerte tenía trabajo y no les faltaba lo básico para vivir, por este motivo daba gracias. Tenía la suerte de tener buen carácter y no envidiaba nada a nadie, sonreía mucho a los niños y se ocupaba de que en su casa hubiera lectura y música, a pesar que su esposo y papá de los niños no estuviera, eran felices. Logró tener serenidad y armonía en la casa. Con frecuencia alababan a Dios y mostraba a sus hijos que la belleza, la verdad y el amor estaban de la mano del creador.

Un home con muchas responsabilidades tenía muy poco tiempo para él y su familia. Siempre exigido por los compromisos de trabajo, a veces tenía que alargar las horas fuera de la casa para cumplirlos. La toma de decisiones laborales no eran fáciles y le producían dolor de cabeza y angustia, no lo resolvía solo, a menudo pedía ayuda a especialistas para mediar y resolver los conflictos. Hacía un tiempo que no tenía muy buen ánimo y se sentía muy cansado, cuando un día, antes de dejar la oficina se sentó y se quedó mirando la ventana. Empezaba a ocultarse el sol, como era un hombre listo, se dio cuenta que empezaba el crepúsculo y decidió acomodarse y contemplarlo, cosa que nunca se permitía por las prisas. Colores preciosos se combinaban ante él sin ningún criterio de forma, ni color y en cambio, resultaban insuperables en belleza. Eran cambiantes e indescriptibles. Sacó un par de fotos que, a pesar de no ser nunca como el original li recordarían la experiencia, i, de repente, sin esperarlo empezó a emocionarse. Las lágrimas le brotaban de los ojos y se sentía feliz. Los problemas de aquel día no parecían importantes, o por lo menos, estaban en otro plano y se dio cuenta que aquello era parte de lo que le faltaba todos los días. Después de remojarse la cara, se fue a su casa a pie, y llegó todavía temprano para estar relajado con la familia. Aquella noche dio gracias, pero también descubrió que si daba gracias, era porque antes había alabado a Dios.

Alabar es parte de la contemplación. La alabanza brota, deviene. Resultado de la sorpresa de una belleza insospechada, de una autenticidad o un amor que nos supera, quedamos atónitos y alabamos, nos arrodillamos, hacemos una reverencia. I esta conexión que nos sobrepasa hace que nos sintamos vivos y se lubriquen las ganas de vivir y ser felices. Alabar a Dios es el misterio inexplicable que da sentido a todo.


Lloar Déu

Un home gran havia quedat vidu feia uns anys, havia comencat a patir de les cames i ja no podía desplacar-se grans distáncies sol, tot i que era autónom. Com depenia dels altres per a cuidar-se, va demanar als fills d’estar a una residencia. Convivia amb altres persones de les seves mateixes caracteristiques i aixó li donava alegría. Els enraonava i feia riure i tots sortien guanyant. Tot sovint lloava Déu, aixó li donava molta energia.
Una dona jove havia quedat sola amb els seus petits fills, per sort tenia feina i no els mancava el básic per a viure, per a aquest motiu donava grácies. Tenia la sort de tenir un bon carácter i no envejava res dels altres, somreia molt als nens i s’ocupava que a casa seva hi hagués lectura i música, a pesar que el seu espós i pare dels nanos no hi era, eren forca felicos. Va lograr tenir serenor i harmonia a la casa. Tot sovint lloaven Déu, aixó ensenyava els fills que la bellesa, la veritat i l’amor estaven de la ma del creador.

Un home amb moltes responsabilitats tenia molt poc temps per a ell i la seva familia. Sempre exigit pels compromisos de feina, de vegades havia d’allargar les hores fora de casa per a acomplir-los. La presa de decissions laborals no eren fácils i li produien mal de caps i angoixes, no sempre se’n sortia sol, tot sovint havia de demanar ajut a especialistes per a mediar i resoldre els conflictes. Feia un temps que no tenia massa bon ánim i es sentía molt cansat, quan un dia, abans de marxar de la oficina va seure i quedar-se mirant la finestra. No era massa tard i comencava a amagar-se el sol, com era un home llest, va adonar-se que comencava el crepúscul i va decidir acomodar-se i contemplar-lo, cosa que mai es permetia per presses. Colors preciosos es combinaven davant ell sense cap criteri de forma, ni color i en canvi, resultaven insuperables en bellesa. Eren canviants i indescriptibles. Va fer un parell de fotos que tot i que no eren com l’original li recordarien l’experiéncia i tot d’un plegat, sense esperar-s’ho va comencar a emocionar-se. Les llágrimes li brotaven dels ulls i es sentía felic. Els problemas d’aquell dia semblaven no ser importants, o si més no, estaven en un altre pla i va adonar-se que alló era part del que li faltava tots els dies. Després de rentar-se la cara, va marxar cap a casa a peu, i va arribar encara aviat per a estar relaxat amb la familia. Aquella nit, va donar grácies, peró també va descobrir que si donava grácies, era perque abans havia lloat Déu.

Lloar és part de la contemplació. La lloanca brolla, esdevé. Resultat de la sorpresa d’una bellesa insospitada, d’una autenticitat o un amor que ens supera, quedem atonits i lloem, ens ajonollem, fem una reveréncia. I aquesta connexió que ens sobrepassa fa que ens sentim vius i es lubriquin les ganes de viure i ser felicos. Lloar Déu és el misteri inexplicable que dona sentit a tot.


viernes, 24 de enero de 2014

En record del p. Alfonso Baeza Donoso


No és just parlar de persones millors que d’altres perque tots som únics i estimables, peró la veritat es que algunes destaquen més que altres i quan aquestes persones, per una cosa o altra no hi son, es nota molt. El p. Alfonso Baeza es dels que es nota molt que no hi és des que el passat 6 de gener, va anar-se’n al son, a hores que també ho feia Nelson Mandela, amb qui els unia la vocació pels drets humans.
Va ser capellá diocesá, xilé, vocació tardana i de professió ingenier. De petita estatura, veu ronca i fácil somriure. La vocació de servei la va aprender a casa seva, dels pares. Des de jove tenia clara la vocació de servei, la de capellá no li va ser tan evident. Va fundar i ser el vicari de la pastoral obrera a l’época del Cardenal Silva Henríquez, defenent els drets dels treballadors als anys 70 i 80, en mig d’una complexitat tremenda a Xile. Ajudá a moltes persones a cuidar la propia vida i doná suport als treballadors orientant-los en la millor manera d’unir-se i fer sindicats, donant-los també el seu propi suport humá. Va entregar la seva vida a estar a prop de les persones més al limit: els presos i les víctimes dels presos, dient que calia ajudar a la victima i al victimari; a les empleades de casa particular a organitzar-se i tenir la seva propia associació; les prostitutes a acompanyar-les en els diferents moments de les seves vides i a millorar les seves condicions legals… entre altres. Peró a més tenia la grandesa de comprendre que el que hi ha darrera dels patiments i búsquedes humanes és la necessitat de ser estimats i les seves abracades éren de gran tendresa.
Quan algún parlava amb Alfonso Baeza era molt extrany que no acabés rient, tal com passa tants cops amb les persones que fan sencill tot alló que semblava difícil o imposible. Tenia bon sentit de l’humor i feia les coses de cor, estimava i es deixava estimar, amb gran simpatía i sagacitat, treient importancia als esforcos i fent el que calgués fins aconseguir que l’amor es manifestés. Estimava fins les darreres consequéncies.
Va morir un primer divendres de mes, com bon amic del Sagrat Cor i havia deixat dit a la parroquia (del Sagrat Cor) no agendéssin res perque necessitava descansar!!, qué curiós, com si no volgués deixar esperant a ningú. Certament que dona molta pau despedir-se d’una persona que deixa bon regust, peró també es cert que s’en ha anat  un dels millors.

Esperar con aceite en la lámpara

No tenía ninguna actividad más importante que la de estar esperando a su prometido, a quien apenas conocía. Sus padres habían acordado este enlace porque se veía muy conveniente desde el punto de vista de la tradición, la unidad de los pueblos, la continuidad de la familia y el cuido de los campos. Se decidió que cuando él tuviera preparada la vivienda para ambos la iría a buscar y se celebraría el matrimonio, pero no se sabía ni el día ni la hora, así que ella tenía que saber estar preparada.
¡Estar preparada!, es decir: aprender a prepararse. Cosechar las flores para adornar la casa, tener refresco para el viajero, una sombra para el calor, un asiento para el andante, agua y comida para el burrito que lo cargara. Y estar siempre lista para marchar, con lo imprescindible para una vida conyugal, ojalá incluir esencias y aceites. Preparada para cuidar la estirpe, a su esposo y los que lleguen. Preparada para sobrevivir a las inclemencias y alegrarse del buen tiempo. Preparada para acompañar y no ser obstáculo. Debía saber tener su lámpara con aceite, su túnica limpia. Saber coser y tejer, cosechar y sembrar.
Cuando María contó su historia a sus nietas y nietos, nadie de ellos podía comprender que no se enamoraran primero, que vivieran el noviazgo sin verse, sin conversar y preguntarse mutuamente. Encontraron que era cruel prometerlos, y todavía casarlos, sin preguntarles si se gustaban siquiera. Y María, a quien fascinaba explicar esta historia uno por uno, les advertía: “¿imaginan que no hubiera conseguido amar a su abuelo?, ¿pueden creer que existiera uno mejor para mí?, ¿piensan que su abuelo estaría mejor cuidado, habría tenido mejores hijos o nietos?”. Los chicos quedaban atónitos frente a la respuesta de su dulce abuela y respondían: “no, no podemos imaginarlos de otra manera y los amamos a ustedes”.
“Bien”, respondía María, “pues más les vale, porque sin su abuelo y sin mí, ninguno de ustedes existiría”.
La ternura que se apropiaba de ambos era tal que no parecía posible imaginarlos uno sin el otro, compañeros siempre y en todas. Para los hijos de sus hijas e hijos, los ancianos de hoy eran una unidad sin necesidad de adjetivos. Supieron amarse. Se amaron. Y cuando el tiempo dijera basta, se separarían, pero nunca en verdad sus almas porque en el amor se habían unido para siempre. Si uno partía antes que el otro el amor seguiría.
María, quien supo guardar grandes secretos en su corazón, supo que amar era un arte de todos los días, a veces con inspiración, otras con gran esfuerzo. Nunca le interesó saber si hubiera sido más fácil en otras circunstancias y no tuvo actividad más importante que la de aguardar, acompañar, y crecer en ese amor. Vivieron ella y su esposo en una sociedad primitiva en la que ambos tenían cada uno su rol muy claro, pero el gran trabajo de todos los días fue hacer de ello un pedazo de eternidad. Quienes les conocieron no tienen la menor duda que hicieron un gran trabajo.    

martes, 3 de diciembre de 2013

Per a que tot ésser humá sigui persona

35 Anys de la Cantata dels Drets Humans

La Cantata dels Drets Humans és una composició d’una magnífica bellesa que totes les persones haurien de conéixer i que convido a escoltar buscant-la al enllac que coloco al final d’aquesta nota. Dura 40 minuts i és apassionant. Cal recordar que va ser estrenada ara fa 35 anys a la cloenda del Simposium de Drets Humans realitzat a Santiago de Xile, en plena dictadura. És una dramática obra mestra composada per Alejandro Guarello y escrita pel p. Esteban Gumucio Vives, encarregada a ells pel Cardenal Raúl Silva Henríquez, qui amb una gran visió va organitzar el Simpósium de Drets Humans per a fer un aport als valors de la vida i de la pau en un context de tremenda violació al respecte als altres. La Cantata pren el text de Caín y Abel per a fixar l’atenció del mal que ens fem entre nosaltres els homes i les dones. Les paraules de Don Raúl a la cloenda d’aquest simpósium són també una declaración inolvidable (traduim): “Avui, a aquesta església catedral hem encés un llum d’esperanca en mig d’un món que cerca claredats. Continuarem caminant a la claror d’aquest llum pera  que les nostres accions i inspiracions, els nostres projectes i desitjos, renovin l’esperanca entre els oprimits del món sencer. Cada vint-i-cinc de novembre encendrem la flama d’aquests ciris per a unir-nos de nou, com avui, a renovar el nostre compromis de lluitar per a que tot ésser humá tingui dret a ser persona”. És així que tots els 25 de novembre cal encendre un ciri, escoltar la Cantata i recordar que no pel fet d’existir som persones. Per a ser persones hem de treballar cada día en la construcció de la nostra propia perfecció.
Aquest any, per memorar els 35 anys de la seva creació, la obra s’ha reproduit complerta a l’interior de la Catedral de Santiago amb una nombrosa assiténcia. Fer persent fets que ens fan més solidaris i germans, recordar-los i celebrar-los és una manera de creixer en una major conciencia.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Duermo mucho, no sé qué me pasa!

El 21 de septiembre ha llegado a Chile con cielo azul, bajos grados y en cordillera y precordillera nieve. ¿Será por la tristeza de cumplir cuarenta años desde que el país se ve trizó y todavía está de duelo?, ¿o es por qué desde el 2010, un terremoto cambió el eje de la tierra y nada es como antes?. Seguramente ninguna de las dos cosas podría sostenerse como argumento científico, a pesar que ambas son verdad, tan cierto como que a estas alturas todo el mundo quiere vacaciones, no se sabe mucho por qué.
Hay tantas cosas que no sabemos!, pero hay una que si que sabemos: una de las mejores cosas en la vida es dormir y además es una de las más saludables. Lejos de perder el tiempo, cuando dormimos, nuestro cuerpo se regenera, el cerebro se relaja y restaura y descansamos!, descansamos!
Además de dormir las horas correspondientes cada día, todos necesitamos de vez en cuando hacer pequeñas curas de sueño, desconectar, apagar el despertador, no tener nada que hacer a primera hora del día. Cuando somos pequeños, tenemos sueño porque estamos creciendo y aprendiendo, cuando somos adolescentes, por las hormonas y porque todavía estemos creciendo y aprendiendo y después, porque toda, toda la vida estamos creciendo, procesando, aprendiendo, entomando, envejeciendo, descubriendo, creando, reformulando, recomenzando o bien cerrando, despidiendo, apagando.
Dormir nos desconecta y nos recuerda que somos vulnerables, tal como lo hace el frío, que no lo controlamos o los terremotos que son parte de la vida de la tierra, lo que sí depende de nosotros es la posibilidad de ser mejores, enfrentar las dificultades, pedir perdón y construir un presente más sólido y transparente. Mantener el dolor por cuarenta años es una forma de poder y crueldad.