lunes, 27 de julio de 2009

El perdón es un derecho humano



Hay varios argumentos a favor de que el perdón es un derecho humano, ninguno de ellos puede sin embargo hacerlo obligatorio, es decir, el perdón entraña procesos personales y ejercicio de la libertad. Toda persona es digna de ser perdonada, pero el perdón no puede ser exigido, es como el amor, surge de la libertad, de lo contrario no es posible.

No es posible imponer a alguien que perdone a otra persona. La voluntad de perdonar, no obstante es un primer paso para iniciar un proceso. Tampoco la voluntad sola basta, por mero esfuerzo voluntarista, el perdón puede llegar a ser falso. La voluntad de una persona para perdonar es la llave para iniciar el camino, pero el perdón es un trabajo permanente.

La palabra per-dón, del latín, significa dar de nuevo, devolver, volver a dar. ¿Devolver qué cosa?, la amistad, el amor, devolver al otro su paz. En este sentido ¿quién puede tener derecho a quedarse con la paz de otro?. Cuando dos personas se estiman y sucede una ruptura entre ellas, lo que había de estima pareciera desaparecer, el perdón, entonces, sería regresarle al otro el odio, la rabia… que podría sentir hacia él. De alguna manera, nadie tiene derecho a quedarse con el “don” de los otros, con guardarle rencores. En estricto rigor, no habría pues “nada” que devolver, sería absurdo pensar en perdonar, puesto que nada se ha quitado al otro. Pero todos sabemos que no es así y que cuando hay ofensa se pierde la paz, esa paz que alimenta el espíritu, el aliento, el alma humana.

Entre amigos auténticos, el amor debe poder superar las rupturas. No obstante ello, las personas hacemos caminos a veces muy largos hasta conseguir este nivel de madurez en que nos situamos en el amor puro. Generalmente, justamente con las personas que más interactuamos y queremos, es con las que más sufrimiento ocasionamos y nos es ocasionado. Es por ello que cada día nos volvemos a dar al otro y esperamos ser correspondidos. Todas las personas tienen derecho a ser amadas.

Pero todavía es preciso ahondar más. ¿El derecho a ser amados supone pues que todos nos amemos por igual?. No podemos pretender ser amadas por todos y todas y no ocasionar nunca ningún dolor. Ello significaría la muerte. La vida es el resultado de crecimientos y exigencias continuas. Querer ser amada o amado por todos y amar a todos es pretender ser Dios. Por lo tanto, el amor, y el perdón, tienen un límite, el límite de la propia existencia. Todos somos limitados y al igual que producimos dolor lo sufrimos. ¿Qué significa pues tener derecho a ser amado y a ser perdonado?, significa tener derecho a desarrollar la capacidad de amor y de perdón. Ello implica toda la vida.

La tarea del perdón la tiene que hacer uno mismo.
Como hemos visto, el perdón no puede ser exigido y tampoco es fruto solamente de la voluntad, es un proceso. Este camino lo hace cada uno. Cada ofensa, cada dolor, cada situación que me separa de alguien requiere de mi parte un trabajo personal. No puedo exigir lo mismo del otro, ya hemos visto que el perdón es libre y voluntario. Tampoco puedo sentarme a esperarlo puesto que el perdón del otro es solamente una parte. La más importante, la parte del perdón que si puedo esperar y por la que tengo que trabajar, es la mía propia. Cada persona tiene el derecho y la tarea de ejercer ella el perdón, en primer lugar hacia ella misma. Soltar las amarras que nos hacen esclavos de apariencias que hinchan en ser y caminar cada día más libres. La libertad es también un ejercicio que crece de la mano del trabajo personal.

Así, sin lugar a dudas, toda persona tiene derecho a ejercer su propia vida, amarse, desarrollar la capacidad de amar a otros y vivir de manera plena el perdón, que está en uno.


Elisabet Juanola Soria

2 comentarios:

Gloria Bensan dijo...

COMISIÓN JUSTICIA PAZ Y SOLIDARIDAD PROVINCIA BOLIVIA/CHILE
NOTA 99-2011


Apreciada familia del Buen Pastor: Reciban nuestro cariñoso saludo en nombre de Jesús y María.

• Un esposo pregunta a su esposa: “no basta que te quiera”?
• Una madre, en su lecho de enferma, le dice a su hija que la cuida: “por suerte me estás queriendo un poquito”
• Una abuela le dice a su nieta: “ven, dame dos besos como a mí me gusta”
• Un padre le dice a su hijo adolescente: “crees que mereces que te quieran?
• Un hermano grita a otro hermano: “te odio porque me avergüenzas”

¿Cuál de estos amores es el más amor de todos? ¿Son frases de desamor o demostraciones de amor? ¿Cómo le gusta a usted que la/lo quieran?

El amor es un sentimiento complejo aún antes de diferenciar entre el amor pasional de pareja, el amor filial, el amor a la patria y el amor de Dios, por nombrar algunos pocos. Como seres humanos, desde pequeños experimentamos este sentimiento, pero luego es interpretado de muchas formas, expresado de diversas maneras y, además, cada uno/una desarrolla su propio “estilo” de cómo le satisface que se lo demuestren.

Estos tres factores tienen distintas posibilidades y por lo tanto, el conjunto de mezclas es muy amplio. En este sentido, cada persona tendría “su triada de amor”. Juntar dos triadas exactamente iguales es casi imposible, porque esta igualdad ni siquiera se da entre hermanos nacidos de un mismo padre, de una misma madre y criados bajo las mismas costumbres y circunstancias. Por eso las diferencias entre triadas, que poco se comprenden e interpretan, dan pie a malos entendidos, falsas expectativas, frustraciones y separaciones. Es común que alguien de triada A, por ejemplo, piense que sus amores son y serán personas de la misma triada, y muchas veces, erróneamente, creen o dan por hecho que sus relaciones y entorno procesan su amor o forma de querer, de su misma manera.

Por ejemplo, en la primera pregunta, el esposo no parece enterado que su señora necesita algo más que él la quiera. Tal vez ella necesite seguridad, compañerismo, solidaridad, empatía, preocupación, lealtad, etc. etc. Es decir, no le es suficiente que él la quiera si le habla poco, si la excluye de la toma de decisiones o si considera que ella “no hace nada”. La abuela, en cambio, no considera para nada lo que la nieta puede sentir o necesitar, y le expresa su amor buscando satisfacer el modo que a “ella” le agrada. En ambos ejemplos tenemos que el amor se siente, se expresa y se recibe de manera no simétrica. Una parte tiene una triada y la otra tiene otra triada. Si los sentimientos de amor son sinceros, entonces ambas partes deberían buscar un enroque de sus triadas. Aspirar a un complemento más que intentar a abolir una a favor de la otra. Sólo en ese caso el amor perdurará aunque pasen los años y las circunstancias se muevan entre un extremo y otro.

Es probable que Jesús haya sido rechazado, además de las razones políticas, porque su triada no coincidía con ninguna y, a su vez, las incluía a todas. La transparencia y universalidad del amor de Jesús no dejaba dudas que era verdadero y permanente. Sin embargo, pocos podían ofrecer la misma transparencia y permanencia en el amor que profesaban. Y entonces, fue necesario combatirlo hasta matarlo porque dejaba al descubierto la falta de amor verdadero entre las personas. Pero Jesús, aún así, no tuvo miedo de amar porque dejaba a los otros que buscaran su propia triada. Existen muchos refranes sobre el sentimiento y la expresión del amor. Les presentamos algunos. Elijan uno o dos y comenten lo que significan para ustedes.
• Quien te quiere te aporrea
El amor perfecto a veces no llega hasta el primer nieto
• La letra con sangre entra
Desgraciado en el juego, afortunado en el amor
• Amor de monja y pedo de fraile, todo es aire
Ojos que no ven, corazón que no sienten
• Donde hay amor, hay dolor
Amar es nunca tener que pedir perdón
• Amor con amor se paga
El amor es como una rosa al revés, tiene las espinas por dentro
• Ese huevo quiere sal

javier andres diaz dijo...

During an interview with Khaleej Times, Sophia said: "The notion of family is a really important thing, it seems.
"I think it's wonderful that people can find the same emotions and relationships, they call family, outside of their blood groups too.
casetas de madera
marihuana
el medico
derecho civil
El abogado de los pilotos Cesar Romero y Johan Jiménez, condenados a 30 años de cárcel, dijo que su caso cumple las exigencias para que pase a la JEP y que las Farc engañaron a la justicia.
Saudia Arabia is one of the world's most oppressive states for women, and only last month lifted a ban on female drivers.
She addressed the audience in English without the customary headscarf and abaya, a traditional cloak which Saudi women are obliged to wear in public.
4dfg346y7u58u