domingo, 17 de noviembre de 2013

Duermo mucho, no sé qué me pasa!

El 21 de septiembre ha llegado a Chile con cielo azul, bajos grados y en cordillera y precordillera nieve. ¿Será por la tristeza de cumplir cuarenta años desde que el país se ve trizó y todavía está de duelo?, ¿o es por qué desde el 2010, un terremoto cambió el eje de la tierra y nada es como antes?. Seguramente ninguna de las dos cosas podría sostenerse como argumento científico, a pesar que ambas son verdad, tan cierto como que a estas alturas todo el mundo quiere vacaciones, no se sabe mucho por qué.
Hay tantas cosas que no sabemos!, pero hay una que si que sabemos: una de las mejores cosas en la vida es dormir y además es una de las más saludables. Lejos de perder el tiempo, cuando dormimos, nuestro cuerpo se regenera, el cerebro se relaja y restaura y descansamos!, descansamos!
Además de dormir las horas correspondientes cada día, todos necesitamos de vez en cuando hacer pequeñas curas de sueño, desconectar, apagar el despertador, no tener nada que hacer a primera hora del día. Cuando somos pequeños, tenemos sueño porque estamos creciendo y aprendiendo, cuando somos adolescentes, por las hormonas y porque todavía estemos creciendo y aprendiendo y después, porque toda, toda la vida estamos creciendo, procesando, aprendiendo, entomando, envejeciendo, descubriendo, creando, reformulando, recomenzando o bien cerrando, despidiendo, apagando.
Dormir nos desconecta y nos recuerda que somos vulnerables, tal como lo hace el frío, que no lo controlamos o los terremotos que son parte de la vida de la tierra, lo que sí depende de nosotros es la posibilidad de ser mejores, enfrentar las dificultades, pedir perdón y construir un presente más sólido y transparente. Mantener el dolor por cuarenta años es una forma de poder y crueldad.

Dormo molt, no sé qué em passa

El 21 de setembre ha arribat a Xile amb cel blau, baixos graus i a cordillera i precordillera neu. Será per la tristor que ara fa quaranta anys el país es va esquinzar i encara está de dol?, o és per qué des del 2010, un terratrémol va canviar l’eix de la terra i res ja no és com abans?. Segurament cap de les dues coses podría sostindre’s com argument científic, tot i que ambdues són veritat, tan veritat com que tothom vol vacances, no sap massa per qué.
Hi ha tantes coses que no sabem!, peró hi ha una que si que la sabem: una de les millors coses a la vida és dormir i a més a més és una de les més saludables. Lluny de perdre el temps, quan dormim, el nostre cos és regenera, el cervell es relaxa i restaura i descansem!, descansem!
A més a més de dormir les hores corresponents cada día, tots necessitem de tant en tant fer petites cures de son, desconnectar, apagar el despertador, no tenir cap compromís a primera hora del día. Quan som petits perque estem creixent i aprenent, quan som adolescents per les hormones i perque encara estem creixent i aprenent i després, perque tota, tota la vida estem creixent, processant, aprenent, entomant, envellint, descobrint, creant, reformulant, recomencant o bé tancant, despedint, apagant.
Dormir ens desconnecta i ens recorda que som vulnerables, tal com ho fa el fred, que no el controlem o els terratremols que són part de la vida de la terra, el que si depén de nosaltres és la possibilitat de ser millors,enfrontar les dificultats, demanar perdó i construir un present més sólid i transparent, mantenir el dolor per quaranta anys és una manera de poder i de crueltat.

Gaudí no construía estructuras sin piel

¿Qué seríamos sin la piel?
La piel es nuestra cobertura, donde terminan las terminaciones nerviosas, donde nos abrazamos, nos da el sol, el viento, nos llega el polvo y transpiramos. La piel es una gran y sensible estructura que nos contacta y protege del exterior. Definitivamente, sin piel NO podemos vivir.
Dicen que Gaudí no construía estructuras sin piel, las vestía, por eso es que los bancos del Park Güell tienen el "trencadís" que los cubre; o algunos muros del mismo espacio urbano que son paredes montañosas hechas arcos en forma de tronco de árbol: una maravilla!!!. Pero dicho en positivo todavía es más preciso: Gaudí construía estructuras con piel. Englobaba o cubría los paraboloides e hiperboloides con curvilínias fachadas. Es por ello que lo que vemos en sus obras no son formas externas, sino estructuras regladas vestidas. Quiere decir que no construía en base a rectas, sino que hacía estructuras orgánicas, hay que pensarlo y contemplarlo para entender el concepto.
La Sagrada Familía, la Pedrera, el Park Güell están hechos para ser contemplados, pero no solamente por fuera, tenemos que mirar una poco más profundamente y descubrir qué formas están dentro, qué las hace ser solidas y erigirse hacia el cielo. Es como la anatomía, si no supiéramos que dentro del cuerpo hay huesos que nos sostienen y ninguno de ellos sobra, si solamente juzgáramos el cuerpo por lo que se ve por fuera, pensaríamos que las personas somos formas. Igual sucede con los árboles, sus copas majestuosas son millones de hojas sostenidas por ramas y todas tienen una coherencia en el conjunto del árbol, no sobra ninguna!!, a pesar que a veces podamos pensarlo. Entonces, Antonio Gaudí, que hacía una arquitectura orgánica, hacía formas y después les colocaba piel, que son los rostros con los que distinguimos.
La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, nos cubre totalmente. Es parte de nosotros, somos piel. Saber que Gaudí cubría con piel su obra, nos acerca todavía más a ella, es más humana, más animal, más orgánica todavía.

martes, 12 de noviembre de 2013

Gaudí no construia estructures sense pell

Qué seriem sense la pell?
La pell és la nostra cobertura, on acaben les terminacions nervioses, on ens abracem, ens dona el sol, el vent, ens arriba la pols o surt la suor. La pell és una gran i sensible estructura que ens contacta i també protegeix de l’exterior. Definitivament, sense pell NO podem viure.
Diuen que Gaudí no construía estructures sense pell, les vestía, és per aixó que els bancs del Park Güell ténen el trencadís que els cobreix; o alguns murs del mateix espai urbá que són parets montanyoses fetes arcs en forma de tronc d’arbre: una marevella!!! . Peró dit en positiu encara és més precís: Gaudí construía estructures amb pell. Englobava o cobria els paraboloids i hiperboloids amb curvilinies facanes. Es per aixó que el que veiem a les seves obres no són formes externes, sino estructures reglades vestides. Vol dir que no feia rectes, sino que feia estructures orgániques, cal pensar-ho i contemplar-ho per a entendre el concepte.
La Sagrada Familia, la Pedrera, el Park Güell están fets per a ser contemplats, peró no només per fora, hem de mirar una mica més endins i descubrir quines formes hi ha dins, qué les fa ser sólides i erigirs-e cap al cel. És com al cos, si no sabéssim que dins el cos hi ha ossos que ens sostenen i que no en sobra cap, si només judiquéssim el cos pel que es veu per fora, pensariem que les persones som formes. Els arbres igual, les seves majestuoses copes, són milions de fulles sostingudes per branques i totes ténen una coherencia en el conjunt de l’arbre, no en sobra cap!, malgrat de vegades poguem pensar-ho. Llavors, Antoni Gaudí que feia una arquitectura orgánica, feia formes i després els hi posava pell, que són els rostres amb que les distingim.
La pell és l’organ més extens del cos humá, ens cobreix totalment. Es part de nosaltres, som pell. Saber que Gaudí cobria amb pell la seva obra, ens apropa més encara a ella, és més humana, més animal, més orgánica encara.
Passejar pel Park Güell, deixant que els nostres sentits dialoguin amb les textures, les plantes, contemplant la harmonia.