Duermo mucho, no sé qué me pasa!

El 21 de septiembre ha llegado a Chile con cielo azul, bajos grados y en cordillera y precordillera nieve. ¿Será por la tristeza de cumplir cuarenta años desde que el país se ve trizó y todavía está de duelo?, ¿o es por qué desde el 2010, un terremoto cambió el eje de la tierra y nada es como antes?. Seguramente ninguna de las dos cosas podría sostenerse como argumento científico, a pesar que ambas son verdad, tan cierto como que a estas alturas todo el mundo quiere vacaciones, no se sabe mucho por qué.
Hay tantas cosas que no sabemos!, pero hay una que si que sabemos: una de las mejores cosas en la vida es dormir y además es una de las más saludables. Lejos de perder el tiempo, cuando dormimos, nuestro cuerpo se regenera, el cerebro se relaja y restaura y descansamos!, descansamos!
Además de dormir las horas correspondientes cada día, todos necesitamos de vez en cuando hacer pequeñas curas de sueño, desconectar, apagar el despertador, no tener nada que hacer a primera hora del día. Cuando somos pequeños, tenemos sueño porque estamos creciendo y aprendiendo, cuando somos adolescentes, por las hormonas y porque todavía estemos creciendo y aprendiendo y después, porque toda, toda la vida estamos creciendo, procesando, aprendiendo, entomando, envejeciendo, descubriendo, creando, reformulando, recomenzando o bien cerrando, despidiendo, apagando.
Dormir nos desconecta y nos recuerda que somos vulnerables, tal como lo hace el frío, que no lo controlamos o los terremotos que son parte de la vida de la tierra, lo que sí depende de nosotros es la posibilidad de ser mejores, enfrentar las dificultades, pedir perdón y construir un presente más sólido y transparente. Mantener el dolor por cuarenta años es una forma de poder y crueldad.

Comentarios

Reloj Despertador ha dicho que…
A veces en invierno se duerme mucho más. A mi también me pasa. Pero een Chile ahora es verano ¿no? Quizás sea también por el cambio repentino de clima

Entradas populares de este blog

¿Qué lenguaje para hablar de Dios?, simbología de la trascendencia