lunes, 4 de febrero de 2013

Espiritualidad de un bebé?

Aurelio tiene un hijo de un año y siete meses, se llama Luis y es inquieto y risueño como la mayoría de los niños y niñas de esta edad. Camina, habla poco, pero lo entiende todo. Le gusta mucho jugar a esconderse y cuando lo encuentran se rie y se atarante tanto que hay que controlar que no se haga daño. Aurelio y la mamá de Luis han decidido no seguir juntos y el niño vive con la madre, cada vez que su papá va a buscarlo se tira a sus brazos y no lo deja por un buen rato, la despedida es un drama. Luis, aunque es chico, extraña mucho a su padre i le hace falta.

Juana, que es prima de Luis tiene dos años y tres meses y se comunica con su tia, que vive lejos, por skype. La ha visto dos veces en persona, peró sabe perfectamente quies es y la reconoce cuando se conectan. Le explica cosas en su media lengua y le ha presentado a través de internet a todas sus muñecas, quienes son, ciertamente, su mundo. También coloca sus dibujos frente la pantalla para que la tia los vea, son garabatos que sólo ella sabe qué significan y tiene mucho interés en mostrárselos. Cuando se conectan siempre están los papás y hermanos con ella frente la pantalla y Juana sabe que estar en primera fila es preferible a quedar detrás, de manera que ella pide estar en primera fila y sola, no sentada sobre nadie. La Joana, aunque es chica, sabe lo que quiere.

Martín, tiene la misma edad que Luis. Hace poco, el Niño Dios le regaló un juego de parejas, se trata de buscar los similares y colocarlos juntos, le gusta mucho. Su mamá de vez en cuando graba a Martín cuando juega y le habla sobre lo que hace para que quede registro. Cuando la mamá graba a Martín, él mira a la cámara, saluda y sonrie estrafalariamente. Después su madre le muestra el video, él se reconoce y se toca en la pantalla. Martí, aunque es chica, sabe que lo están grabando.

Andrés tiene tres años y ha tenido su primera entrevista pera ser admitido en el colegio. Sus papás quieren que lo admitan cerca de la casa, en un establecimiento muy sólido que trabajan una pedagogía integral en educación que integra religión desde pequeños. En la entrada del establecimiento hay una imagen de una mujer con un niño en brazos y Andrés, a pesar que es primera vez que la ve dice que es la Madre de Dios. Andrés, aunque es chico, reconoce la simbología de María.

Ángel tiene miedo en la noche, siempre le ha ocurrido. Tiene pesadillas y algunas veces se le escapa el pipi cuando duerme. Este tema es para él un caballito de batalla. Además, a veces tiene pesadillas. Es posible que la conciencia de la situación del pipi le haga dormir inquieto. Antes de acostarse, cuando da el beso de buenas noches a sus padres, les pide que le escriban en la frente “buenos sueños y no hacerse pipi”: Los papás lo escriben con mucho gusto y le dan un beso de ánimo en su propósito personal. Ángel, aunque es chico sabe que sólo él puede superar este reto.

Los niños y las niñas, por chicos que sean, perciben, ven, entienden mucho más de lo que ningún adulto imagina. Merecen todo el respeto y acompañamiento necesario en el su extraordinario acto de crecer y comunicarse. 

Espiritualitat d’un nadó

L’Aureli te un fill d’un any i set mesos, es diu Lluis i es inquiet i rialler com la majoria dels nens i nenes d’aquesta edat. Ja camina, parla molt poc, peró ho enten tot. Li agrada molt jugar a amagar-se i quan el troven riu i s’atavala tant que s’ha de vigilar que no es faci mal. L’Aureli i la mare d’en Lluis han decidit no seguir junts i el nen viu amb la mare, cada cop que el seu pare va a buscar-lo se li tira als bracos i no el deixa per una bona estona, quan es despedeixen és un drama. En Lluis, tot i que és petit, trova a faltar molt a son pare.
La Joana, que es cosina d’en Lluis te dos anys i tres mesos i es comunica amb la seva tieta, que viu lluny, per skype. L’ha vist dues vegades en persona, peró sap perfectament qui és i la reconeix quan es connecten. Li explica coses en la seva mitja llengua i li ha presentat totes les seves nines, que són, certament, el seu món. També li posa els seus dibuixos davant la pantalla per a que la tieta els vegi, són guixots que només ella sabe qué volen dir i te molt interés en ensenyar-los. Quan es connecten sempre hi ha els papes i els seus germans davant la pantalla i la Joana sap que estar a primera fila és millor que quedar per darrera, de manera que ella demana estar a primera fila i sola, no a sobre de la falda d’un altre. La Joana, tot i que es petita, sap el que vol. 
El Martí, te la mateix a edat que en Lluis. Ara fa poc, els Reis li van portar un joc de parelles, es tracta de buscar els similars i posar-los junts, li agrada molt. La seva mare de tant el tant el grava quan juga i li diu el que fa mentre queda enregistrat. Quan la mare es posa a gravar en Martí mira a la cámara, saluda i fa una rialla de compromís. Després la mare li ensenya el video i ell es reconeix i toca la pantalla. En Martí, tot i que es petit, sap que l’están registrant.
L’Andreu te tres anys i ha tingut la primera entrevista per a entrar al col.legi. Els seus pares el volen portar a prop de casa a una escola molt sólida que treballen de manera integral l’educació i t’enen religió des de petits. A l’entrada de l’escola hi ha una imatge d’una dona amb un nen en bracos i l’Andreu tot i que es el primer cop que la veu diu que és la Mare de Déu. L’Andre, tot i que es petit reconeix el simbolisme de María.
L’Ángel te por a les nits, sempre li ha passat. Te mals sons i algunes vegades se li escapa el pipi quan dorm, no li agrada gens el tema i per a ell és un problema important. A més a més de vegades te mal sons. És posible que la conciencia de la situació del pipi el faci dormir inquiet. Abans d’anar a dormir i quan fa el petó als papes, demana que li escriguin al front “bons sons i no fer-se pipi”, els papes ho fan amb molt de gust i li fan un petó de bona sort en el seu propósit personal. L’Ángel, tot i que es petit sap que només ell pot superar aquest repte.
Els nens i les nenes, per petits que siguin saben, percebeixen, veuen, enténen molt més del que cap adult imagina. Mereixen tot el respecte i acompanyament necessari en el seu extraordinari acte de créixer i comunicar-se.