domingo, 13 de julio de 2014

Una cosa son las notas, otra es saber

Se llama Juan José y hace treinta y cinco años es docente. Se dedica a la educación, porque siendo estudiante de químico farmacéutico, a veces ayudaba a estudiar a otros compañeros, situación que le permitió descubrir, a partir de la experiencia práctica, que su vocación era ser maestro de escuela. Él dice que descubrió verdaderamente el sentido de su vida. Se tituló de profesor y después de un tiempo tuvo la oportunidad de ejercer cargos de responsabilidad. Actualmente, es rector de un colegio de una periferia en Santiago de Chile. Juan José explica que cuando llegó a la escuela que hoy está a su cargo, hace ya diez años, la encontró físicamente muy deteriorada: “parecía una cárcel”, recuerda, “todo estaba maltratado, las paredes ralladas, puertas rotas y robaban a los docentes, nadie quería trabajar aquí”. Enseguida empezó a embellecer los espacios, pero costó dos años instalar acuerdos explícitos e implícitos sobre reglas de convivencia y respeto. A pesar de todo, la tarea recién empezaba, porque lo más delicado era traspasar la convicción al cuerpo docente de que “todos podemos”, de que “es posible” y, como dice él, que los docentes “crean en las posibilidades de los alumnos”. Dice Juan José: “de manera teórica, un docente sabe que todos los alumnos pueden aprender, pero en la práctica, muchos elementos entran en juego, hay profesores(as) que tienen miedo, no tanto de ser agredidos por los alumnos, sino de fracasar, de hacerlo mal, tienen miedos personales, inseguridades porque no han podido comprender, a través de la práctica docente, que és posible. Cuando no tienes este convencimiento, es muy difícil”, dice.

La experiencia de Juan José es que la práctica educativa funciona para todos, desde el rector hasta el más pequeño de los alumnos y se basa en la confianza: “hay que dedicar tiempo y colocarse metas, mejorar los espacios físicos, hacerlos más acogedores. En esta escuela no se cierran las puertas de las oficinas, se ajusten y si alguien tiene que hablar algo más delicado los demás no entran, todos lo hacemos". Juan José tiene un calendario de acompañamiento a los docentes para escucharlos y animarlos de manera personal y para que vean que todos podemos aprender y evolucionar en la vida, ha contratado a dos docentes que habían sido alumnos de la escuela.

Este ejemplo del convencimiento de un director de escuela, es una muestra del proceso que una persona hace cuando además de experimentar lo que significa “entender” los contenidos, mira de “comprender” a las personas que trebajan con él y las ayuda a que “comprendan” a sus alumnos. “Es una cadena”, dice Juan José, “pero cuando lo has podido experimentar, nunca más lo olvidas, cambia la vida de las personas y descubrimos que todos, todos, tenemos nuestro espacio”.

Publicaciones e investigaciones del mundo educativo animan mucho a que la práctica docente sea a partir de la experiencia y que para aprender, el alumno tiene que entender los contenidos, a partir de ejemplos de la vida cotidiana, más que memorizar, poder contrastar lo que se ve en clase con la vida, ver los mismos contenidos de manera transversal y dedicar más tiempo a aquellos contenidos que son más significativos. ¿Cuáles son los contenidos significativos?, también los estudios dicen que depende de cada persona y que hay que ir conociendo a los alumnos de manera personal. Las experiencias de vida, siempre son útiles para aprender, pero hay que integrarlas: entender los contenidos y comprender las situaciones personales de los alumnos. 

Una cosa són les notes, una altra és saber

Es diu Joan Josep i fa trenta cinc anys és docent. Es dedica a l’educació perque essent estudiant de químic farmacéutic, de vegades ajudava a estudiar altres companys, situació que va permetre’l descobrir a partir de l’experiencia práctica que la seva vocació era ser mestre. Ell diu que va descobrir veritablement el sentit de la seva vida. Va titular-se de professori al cap d’un temps va tenir l’oportunitat d’exercir cárregs de responsabilitat. Actualment, es rector d’un col.legi d’una periferia a Santiago de Xile. Juan Josep explica que quan va arribar a l’escola que te avui al seu cárreg, ara fa deu anys, estaba físicament molt deteriorada: “semblava una presó”, recorda, “tot maltractat, les parets ratllades, portes trencades i robaven als docents, ningú volia treballar aquí”. Desseguida va comencar a embellir els espais, peró va costar dos anys instal.lar acords explícits e implícits sobre regles de convivencia y respecte. Pero la feina tot just comencava, perque el més delicat era traspassar la convicció al cos docent de que “tots podem”, de que “és posible” i, com diu ell, que els docents “creguin en les possibilitats dels alumnes”. Diu Joan Josep: “de manera teórica, un docent sap que tots els alumnes poden aprendre, peró a la práctica, molts elements es posen en joc, hi ha professors(es) que ténen por, no tant de ser agredits, sino de fracasar, de fer-ho malament, ténen pors personals, inseguretats perque no han pogut comprendre, a través de la práctica docent, que és possible. Quan no tens aquest convenciment, és molt difícil”, diu.
L’experiéncia de Joan Josep es que la práctica educativa funciona per a tots, des del rector fins el més petit dels alumnes i es basa en la confianca: “cal invertir temps i posar-se metes, millorar els espais físics, fer-los acollidors. A aquesta escola no es tanquen les portes, s’ajusten i si algún ha de parlar una cosa més delicada els demés no entren, tots ho fem”. En Joan Josep te un calendari d’acompanyament als docents on els escolta i els anima de manera personal i per a que vegin que tots podem aprendre i evolucionar a la vida, ha contractat a dos docents que havien estat alumnes de l’escola.
Aquest exemple del convenciment d’un director d’escola, és mostra del procés d’una persona quan a més d’experimentar el que significa “entendre” els continguts, mira de “comprendre” a les persones que treballen amb ell i els ajuda a que “comprenguin” els seus alumnes. “És una cadena”, diu Joan Josep, “peró quan ho has pogut experiementar, mai més ho oblides, canvia la vida de les persones i ens adonem que tots, tos, tenim el nostre espai”.

Publicacions i investigacions dins el món educatiu animen molt a que la práctica docent sigui a partir de la experiencia i que per aprendre cal entendre els continguts, maneres d’entendre son els exemples de la vida quotidiana, poder contrastar el que es veu a clase amb el que vivim, veure els mateixos continguts de manera transversal i dedicar més temps a aquells que són més significatius. Quins són els continguts més significatius?, també els estudis diuen que depén de cada persona i que cal anar coneixent els alumnes de manera personal. Les experiéncies de vida, sempre són utils per a aprendre, peró cal integrar-les: entendre els continguts i comprendre a aquelles situacions personals dels alumnes.