lunes, 3 de marzo de 2014

Alabar a Dios

Un hombre mayor había quedado viudo, había empezado a sufrir dolor en sus piernas y ya no podía desplazarse grandes distancias sol, aunque era autónomo, había bajado su nivel de actividad. Como dependía de los demás para cuidarse, prefirió pedir a sus hijos residir en una residencia. Así, convivía con otras personas de sus mismas características y ello le daba alegría. Les hablaba y hacía reír y todos salían ganando de la situación. Con frecuencia alababa a Dios, ello le daba mucha energía.

Una mujer joven había quedado sola con sus pequeños hijos, por suerte tenía trabajo y no les faltaba lo básico para vivir, por este motivo daba gracias. Tenía la suerte de tener buen carácter y no envidiaba nada a nadie, sonreía mucho a los niños y se ocupaba de que en su casa hubiera lectura y música, a pesar que su esposo y papá de los niños no estuviera, eran felices. Logró tener serenidad y armonía en la casa. Con frecuencia alababan a Dios y mostraba a sus hijos que la belleza, la verdad y el amor estaban de la mano del creador.

Un home con muchas responsabilidades tenía muy poco tiempo para él y su familia. Siempre exigido por los compromisos de trabajo, a veces tenía que alargar las horas fuera de la casa para cumplirlos. La toma de decisiones laborales no eran fáciles y le producían dolor de cabeza y angustia, no lo resolvía solo, a menudo pedía ayuda a especialistas para mediar y resolver los conflictos. Hacía un tiempo que no tenía muy buen ánimo y se sentía muy cansado, cuando un día, antes de dejar la oficina se sentó y se quedó mirando la ventana. Empezaba a ocultarse el sol, como era un hombre listo, se dio cuenta que empezaba el crepúsculo y decidió acomodarse y contemplarlo, cosa que nunca se permitía por las prisas. Colores preciosos se combinaban ante él sin ningún criterio de forma, ni color y en cambio, resultaban insuperables en belleza. Eran cambiantes e indescriptibles. Sacó un par de fotos que, a pesar de no ser nunca como el original li recordarían la experiencia, i, de repente, sin esperarlo empezó a emocionarse. Las lágrimas le brotaban de los ojos y se sentía feliz. Los problemas de aquel día no parecían importantes, o por lo menos, estaban en otro plano y se dio cuenta que aquello era parte de lo que le faltaba todos los días. Después de remojarse la cara, se fue a su casa a pie, y llegó todavía temprano para estar relajado con la familia. Aquella noche dio gracias, pero también descubrió que si daba gracias, era porque antes había alabado a Dios.

Alabar es parte de la contemplación. La alabanza brota, deviene. Resultado de la sorpresa de una belleza insospechada, de una autenticidad o un amor que nos supera, quedamos atónitos y alabamos, nos arrodillamos, hacemos una reverencia. I esta conexión que nos sobrepasa hace que nos sintamos vivos y se lubriquen las ganas de vivir y ser felices. Alabar a Dios es el misterio inexplicable que da sentido a todo.


Lloar Déu

Un home gran havia quedat vidu feia uns anys, havia comencat a patir de les cames i ja no podía desplacar-se grans distáncies sol, tot i que era autónom. Com depenia dels altres per a cuidar-se, va demanar als fills d’estar a una residencia. Convivia amb altres persones de les seves mateixes caracteristiques i aixó li donava alegría. Els enraonava i feia riure i tots sortien guanyant. Tot sovint lloava Déu, aixó li donava molta energia.
Una dona jove havia quedat sola amb els seus petits fills, per sort tenia feina i no els mancava el básic per a viure, per a aquest motiu donava grácies. Tenia la sort de tenir un bon carácter i no envejava res dels altres, somreia molt als nens i s’ocupava que a casa seva hi hagués lectura i música, a pesar que el seu espós i pare dels nanos no hi era, eren forca felicos. Va lograr tenir serenor i harmonia a la casa. Tot sovint lloaven Déu, aixó ensenyava els fills que la bellesa, la veritat i l’amor estaven de la ma del creador.

Un home amb moltes responsabilitats tenia molt poc temps per a ell i la seva familia. Sempre exigit pels compromisos de feina, de vegades havia d’allargar les hores fora de casa per a acomplir-los. La presa de decissions laborals no eren fácils i li produien mal de caps i angoixes, no sempre se’n sortia sol, tot sovint havia de demanar ajut a especialistes per a mediar i resoldre els conflictes. Feia un temps que no tenia massa bon ánim i es sentía molt cansat, quan un dia, abans de marxar de la oficina va seure i quedar-se mirant la finestra. No era massa tard i comencava a amagar-se el sol, com era un home llest, va adonar-se que comencava el crepúscul i va decidir acomodar-se i contemplar-lo, cosa que mai es permetia per presses. Colors preciosos es combinaven davant ell sense cap criteri de forma, ni color i en canvi, resultaven insuperables en bellesa. Eren canviants i indescriptibles. Va fer un parell de fotos que tot i que no eren com l’original li recordarien l’experiéncia i tot d’un plegat, sense esperar-s’ho va comencar a emocionar-se. Les llágrimes li brotaven dels ulls i es sentía felic. Els problemas d’aquell dia semblaven no ser importants, o si més no, estaven en un altre pla i va adonar-se que alló era part del que li faltava tots els dies. Després de rentar-se la cara, va marxar cap a casa a peu, i va arribar encara aviat per a estar relaxat amb la familia. Aquella nit, va donar grácies, peró també va descobrir que si donava grácies, era perque abans havia lloat Déu.

Lloar és part de la contemplació. La lloanca brolla, esdevé. Resultat de la sorpresa d’una bellesa insospitada, d’una autenticitat o un amor que ens supera, quedem atonits i lloem, ens ajonollem, fem una reveréncia. I aquesta connexió que ens sobrepassa fa que ens sentim vius i es lubriquin les ganes de viure i ser felicos. Lloar Déu és el misteri inexplicable que dona sentit a tot.