lunes, 27 de marzo de 2017

Periferias existenciales, no haber amado nunca


“Te quiero mucho”, dice el pequeño Ramón a su madre, “pero muchísimo, eh!”, insiste, mientras la madre lo apreta contra su pecho y dándole un beso le responde: “yo también, muchísimo”.
¿Cómo se mide el amor?, ¿qué amamos cuando amamos?. No podemos tener ni idea, porque no forma parte de las ideas sino de los sentimientos. Tampoco podemos saber si otra persona ama mucho o poco, si nos ama o no, si ama a otras personas más o menos. Si  podemos notar si nosotros amamos, pero con gran sorpresa a veces, poca certeza y sin medir o controlar nada ese afecto.

El amor no se puede obligar, ni imponer, tampoco se puede borrar o esconder, pero puede educarse. Las persona podemos aprender a amar. 

Andrés hace algo más de un año terminó una relación con Sonia después de cinco años de estar juntos y haber hecho serios planes de familia. Es muy poco probable que vuelvan a reparar la relación y Andrés está sufriendo, le cuesta mucht. Habla mucho con su madre y dice que no cree poder superarlo. La ausencia se li hace muy dura y a veces cree que no tiene fuerzas. Madre e hijo han visto recientemente: “La mejor oferta”, película italiana, dirigida por Giuseppe Tornatore en el año 2013, con música de Ennio Morricone, en la que se presenta la situación de un experto en arte, Virgil Oldman (Geoffrey Rush) dedicado a las subastas, de muy difícil trato y que se enamora de verdad, aparentemente, por primera vez en su vida. “Toda falsificación esconde algo auténtico” era una de sus frases celebradas, que se repite a lo largo de la película. Virgil es una persona cultivada, muy refinada, escrupulosa, con una larga carrera profesional muy reconocida internacionalmente y en su intimidad cultiva el placer de contemplar pinturas femeninas. La historia romántica da un giro dramático y Virgil sufre, pero ha amado y  sigue amando. 

El amor no es la persona amada, no es la historia de amor, es la capacidad de amar, es la forma de amar. Una persona puede aprender a amar a lo largo de su vida o puede amargarse. La persona amada, las personas, las situaciones, son la escuela, son marevillosas oportunidades de aprender y poner en práctica el amor, de crecer y madurar, de aprender a amar. Siempre la ganancia es el amor.

Periféries existencials, no haver estimat mai


“T’estimo molt”, diu el petit Ramón a la seva mare, “peró moltíssim, eh!”, insisteix, mentre la mare l’apreta contra el seu pit i fent-li un petó li diu: “jo també, moltíssim”.
 
Com es medeix l’amor?, qué estimem quan estimem?. No podem tenir ni idea, perque no forma part de les idees sino dels sentiments. Tampoc podem saber si una altra persona estima molt o poc, si ens estima o no, si estima a altres persones més o menys. Si que podem notar si nosaltres estimem, peró amb gran sorpresa de vegades, poca certesa i sense medir o controlar gens aquest afecte.

L’amor no es pot obligar, ni imposar, tampoc es pot esborrar o amagar, peró pot educar-se. Les persones podem aprendre a estimar. 

L’Andreu fa una mica més d’un any ha trencat amb la Sonia després de cinc anys d’estar junts i haver fet plans seriosos de familia. És molt poc probable que tornin a refer la relació i l’Andreu está patint, li costa molt. Parla molt amb la seva mare i diu que no creu poder-ho superar. L’Abséncia se li fa molt dura i a voltes creu que no te forces. Mare i fill han vist fa poc: “La millor oferta”, pel.licula italiana, dirigida per Giuseppe Tornatore l’any 2013, amb música de Ennio Morricone que presenta una situació interessant d’un expert en art, Virgil Oldman (Geoffrey Rush) dedicat a les subastes, molt difícil de tracte i que s’enamora de veritat, aparentment, per primer cop a la seva vida. “Tota falsificació amaga quelcom d’auténtic” era una de les seves frases celebrades, que es repeteix al llarg de la pel.licula. Virgil és una persona cultivada, molt refinada, escrupulosa amb una llarga carrera profesional molt reconeguda internacionalment i a la seva intimitat cultiva el plaer de contemplar pintures femenines. La historia romántica dona un gir dramátic i Virgil sofreix, peró ha estimat i segueix estimant.

L’amor no és la persona estimada, no és la história d’amor, és la capacitat d’estimar, és la forma d’estimar. Una persona pot aprender a estimar al llarg de la seva vida o pot amargar-se. La persona estimada, les persones, les situacions, són l’escola, són marevelloses oportunitats d’aprendre i posar en práctica l’amor, de creixer i madurar, d’aprendre a estimar. Sempre el guany és l’amor.