jueves, 20 de septiembre de 2012

Permacultura


La palabra permacultura viene de la relación entre “agricultura permanente” o “cultura permanente”, y se refiere a una manera de vivir que incorpora unos ritmos mucho más holísticos de los acostumbrados como media. Se trata de crear hábitats sostenibles, donde las personas puedan convivir y vivir con la naturaleza y por lo tanto recordar que somos parte de ella y que aquello que consumimos también lo tenemos que cuidar y cultivar.

La permacultura nace del deseo de restaurar el mal que hacemos a la tierra con nuestra depredación. Es un estilo de vida, que no es trata solamente de tener plantas en casa o de tener una casa en el campo, sino de integrar la luz del sol y sus posibilidades de tener cultivos propios, de hacernos cargo de algunas hierbas y plantas que nos gusta consumir y tomar conciencia de lo que supone. No solamente ir al supermercado a buscar los productos, sino hacernos cargo de lo que consumimos.

La permacultura es educativa y preventiva. Tal como hacer silencio, caminar e ir a pie a los lugares, o comer lo que necesitamos y no más, es una manera de recordarnos que somos personas, ni más ni menos, no somos máquinas, tampoco seres autónomos del ecosistema, por tanto somos limitados, tal como lo es la tierra. Por eso que es una “cultura permanente”, es decir un estilo de vida que tiene que estar permanentemente integrando los elementos que interactúan en la vida: el clima, los ciclos de los seres vivos, que hay que podar los árboles y arbustos y nutrir la tierra.

Nos ayuda a ser concientes que si nos gusta consumir limones, tendremos que pensar en tener un limonero en casa, cuidar-lo, dedicarle tiempo y conocer sus ciclos. Si nos gusta comer fresones (frutillas o cualquier fruta de temporada) aprenderemos que hay un tiempo para comerlas y no todo el año.

En la escuela nos enseñan que existe el ciclo del carbono, nosotros, los humanos, como seres vivos que somos, somos parte de ecosistemas, defecamos y consumimos oxígeno, agua y otros compuestos del carbono, de hecho, todo lo que consumimos es carbono combinado con otros elementos químicos, lo que hace más urgente nuestra conciencia al respecto. Pero tenim una certa inconsequéncia, y sinceramente nos hacemos los vivos con el tema. Sabemos, especialmente nuestras autoridades saben, que es urgente cuidar los residuos y no consumir más de lo que la tierra puede dar antes de cumplir su ciclo vital. Actualmente estamos consumiendo más de lo que la tierra es capaz de regenerar, haciendo un paralelismo, es como si no comiéramos durante varios días y saliéramos a trotar, nos faltaría la energía.

La permacultura es un estilo de vida que nos invita a aprender lo que somos.

No hay comentarios: