jueves, 23 de julio de 2015

Silencio sanador

Esta semana ha sido muy difícil. Tuve que correr para terminar algunas tareas, casi no llego a la meta. He tenido malentendidos y roces en el trabajo y también en casa, como si todo se confabulara. Estoy cansada.

Llega el sábado y veo un espacio de sosiego. Puedo dormir un poco más que los otros días. Mi cuerpo lo agradece, lo necesito. Cuando me levanto veo que me recibe un día despejado. Hay un cielo despejado y una luz agradable, decido ir a caminar un rato.

Al salir encuentro unos vecinos, nos saludamos. Se ven relajados. Respiro. ¿Cómo me veré yo?
Cerca de mi casa hay un pequeño parque, me dirijo hacia allá. Respiro. Y me recibe la presencia de los árboles y arbustos, la estática convivencia que tienen entre ellos, sus ramajes y hojas. Todo se ve armónico. Unos más altos, otros más inclinados buscando luz. En el parque hay menos ruido que fuera, se produce un remanso
.
Camino unos minutos. Respiro. Más personas están en el recinto, unos trotan, otros caminan como yo, algunos sentados. Algunos perros acompañados de personas que corren y se distienden. Un grupo de hombres de edad media entrenando cuerpo a cuerpo algún arte marcial. Skaters en una pista circular. Varios jardineros y jardineras que cuidan el lugar. No sé cuántas personas habrá en total en este mismo lugar, ninguna está de más, ninguna molesta a la otra. No sé cuántos árboles y plantas habrá en este lugar, pero todos son necesarios, irremplazables.

Me siento en un banco. Un rayo de sol tenue y grato me alumbra el rostro. Me agrada. Dejo que la luz alimente el fondo de mis ojos, es una luz grata, tiene vitamina D, me resulta grata. Respiro. 
    
A poco… me empiezo a sentir hermanada con estos árboles, personas y animales. Los observo y siento paz, me da gusto que estén ahí, ellos y yo también, sin conocernos, conviviendo. Hay belleza en este lugar, en el todo. Esta belleza yo también la comparto, soy parte de ella. Siento gozo. Me quedo contemplando un rato: los árboles, las personas, el cielo, veo detalles bellos y también veo la belleza en su conjunto.

¿Cuánto tiempo he estado contemplando?
 ¿Puedo hacer esto en cualquier lugar?
¿Con qué me quedo? 

viernes, 12 de junio de 2015

La Protectora de la Infancia

De camí a la Cordillera de los Andes, peró avui completament inmersa dins el Gran Santiago, hi ha les instalacions de La Protectora de la Infancia, institució de beneficencia creada al 1894 per a acollir nens i nenes que van quedar orfes després de la Guerra del Pacífic, o Guerra del Salitre, conflicte que entre 1879 i 1883 va enfrontar a Xile contra Bolivia i Perú. Va transcórrer a l’oceá Pacífic, el desert d’Atacama i les valles i aserralades del Perú i va ser cruenta, dramática i amb moltes morts.

Les families fundadores de La Protectora de la Infancia es van inspirar en la Encíclica “Rerum Novarum” i la seva crida a realitzar una acció social transformadora. La primera acció va ser fer-se cárreg de les necesitats básiques de sostre, aliment i abric per a 30 infants a una casona del Centre de Santiago. L’any 1936, amb l’objecte d’integrar les nenes i els nens al desenvolupament agrícola, el directori va comprar el “Fundo Las Nieves” un terreny immens a Puente Alto. Van construir unes magnifiques instalacions i en un entorn de vinyes. Actualment en aquest espai La Protectora hi te 54 programes, socials i educatius, a més que está present a altres regions de Xile.  

Han passat 120 anys i La Protectora ha anat actualitzant-se i adaptant-se. L’acollida a nens orfes actualment és un tema menor, tot i que segueix recollint nens i nenes que no ténen pares i els busca adopció, peró avui te escoles per a nens i nenes que viuen amb les seves families i treballa també amb adults que necesiten habilitar-se per a la inserció social.


La Protectora de la Infancia, per a adaptar-se als temps, avui s’anomena La Protectora. El Fundo Las Nieves ha quedat immers dins la Gran ciutat, peró ells segueixen mantinguent un enorme espai verd, per a que els nens tinguin d’entorn un parc. Celebren la seva festa el 5 d’agost, dia de la Mare de Déu de les Neus, que es, a prop de la Cordillera, la que segurament els protegía dels intensos i nevats hiverns i actualment segueix amparant-los, perque La Protectora, és La Mare de Déu. El directori de La Protectora i les aproximadament 1000 persones que hi treballen prou que ho saben.

domingo, 24 de mayo de 2015

¿Qué es la universidad?

Tenemos a disposición mucha información, pero es imposible conocer y procesarla toda, posiblemente no es necesario saber todo, pero si, que lo que hacemos y nos llega en la vida, podamos procesarlo y nos haga sentido. 
El sentido de la vida es uno de los bienes que más debemos cuidar y no hablamos de ello, no es tema.
Como dice Gastón Soublette en una entrevista que le hicieron el 29 de mayo de 2012: "Formar a una persona en la sabiduría es formarla en el sentido de la vida", vean la entrevista!!!Gastón Soublette 


jueves, 21 de mayo de 2015

Sistemas complejos y educación

Raquel estaba tomando un vaso de agua en el patio, cuando descubrió una fila de hormigas en la pared del edificio. Ella vive en un primer piso y el edificio tiene cuatro plantas. Para poder averiguar un poco más al respecto, siguió con su mirada la línea descubriendo que atravesaba toda la fachada, acabando en el balcón de la Sra. Amélia. Las hormigas seguían una hilera implacable que parecía empezar en el patio de Raquel, pero que cuando ella se acercó para descubrir el hormiguero resultó que venían del edificio del costado. Eran muchas hormigas en una línea larga y gruesa. Raquel intentó desarmar la fila i por unos instantes creyó que lo conseguía, pero no, no, los pequeños insectos, tenían un sistema tan sólido que no dependía de que un centenar se parara o desviara. Pero el tema, más allá de las hormigas, era qué había en casa de la Sra. Amélia que les gustaba tanto? Y cómo poder parar aquella invasión. Raquel pensó en conversar con su vecina, pero la había tratado por años y no le parecía una buena opción, las relaciones con los vecinos no eran simples y podía generarse un mal rato por una situación, aparentemente, tan pequeña como una hilera de hormigas. Por tanto, Raquel calculó que prontamente comenzaría el frío y las hormigas se esconderían en su cueva y desaparecerían. El sistema complejo del edificio y las relaciones de vecinos superaba la situación del hormiguero.

El hormiguero es un sistema, el edificio es otro sistema y las personas que viven en el edificio son parte de otros sistemas: la familia, el barrio, el trabajo y también las costumbres, la educación… en definitiva sistemas que tienen dentro o interfieren con otros sistemas.

La escuela también es un sistema que forma parte de otros sistemas donde hay niños y niñas, con sus padres o adultos responsables, un equipo de dirección y un equipo de gestión que tienen que trabajar en unidad, equipos de profesores cada uno distinto al anterior; personas que hacen mantenimiento y que trabajo administrativo. Para que la escuela funcione, tiene que haber legislación educativa y definiciones de los planes de cada asignatura, esto lo hace el sistema educativo de cada país y región. Y cada niño y niña y adulto son parte de una familia, tiene sus complejidades y forma parte de otros sistemas.

Por tanto, todos estamos conectados de una manera u otra, nadie está completamente aislado y nos necesitamos, pero también, cada uno somos diferentes del otro: cada país, cada región, cada escuela, familia y niño o niña, es único y esto que es una maravilla, hace también que sea complejo. Un sistema educativo tiene que ser suficiente flexible para que cada escuela pueda tomarse el tiempo de adaptarlo, para que cada niño y niña pueda sentirse parte, para que todos podamos crecer en más libertad y conciencia.

lunes, 18 de mayo de 2015

Sistemes complexes i educació

La Raquel estava prenent-se un got d’aigua al pati i mentre badava va descobrir una fila de formigues a la paret de l’edifici, ella viu al primer pis i l’edifici te quatre plantes. Per tal d’esbrinar una mica més al respecte, va seguir la linia descobrint que atravessava tota la facana, acabant al balcó de la sra. Amélia. Les formigues feien una renglera implacable que semblava comencar al pati de la Raquel, peró que quan ella va apropar-se per a descubrir el formiguer va descobrir que venien de l’edifici del costat. Éren moltes formigues en una linia llarga i gruixuda. La Raquel va mirar de desfer la fila i per un moment va semblar que ho aconseguía, peró no, no, els petits insectes, teníen un sistema tan sólid que no depenia de que un centenar s’aturés o es desviés. Peró el tema, més enllá de les formigues, era qué hi havia a casa de la sra. Amélia que els agradava tant? I que les feia tan potents?. Per a aturar aquella invasió, la Raquel tenía l’opció d’anar a parlar amb la seva veina, peró la coneixia de temps, i no li semblava una bona opció, les relacions amb els veins no éren fácils i podía generar-se un mal rato per una cosa, aparentment, tan petita com una filera de formigues. Per tant, com aviat comencaria el fred i les formigues d’anirien al seu cau, la Raquel va calcular que era millor quedar-se callada. El sistema complexe de l’edifici i les relacions a de veins superava la situació del formiguer.
El formiguer és un sistema, l’edifici és un altre sistema i les persones que viuen a l’edifici son part d’altres sistemes: la familia, el barri, la feina, i també els costums, l’educació… en definitiva sistemes que ténen a dins o fan intersecció amb altres sistemes.

L’escola també és un sistema que forma part d’altres sistemes on hi ha nens i nenes, amb els seus pares, un equip de direcció i un equip de gestió que han de treballar en unitat, equips de professors cada un diferent de l’altre; persones que fan manteniment i que fan feina administrativa. Per a que l’escola funcioni, cal que hi hagi legislació educativa i definicions dels plans de cada asignatura, aixó ho fa el sistema educatiu de cada país i regió. I cada nen i nena i cada adult són part d’una familia, te les seves complexitats i prioritats i forma part d’altres sistemes.

Per tant, tots estem connectats d’una manera o altra, ningú está completament aillat i ens necessitem, peró a la vegada, cada un som diferents, cada país cada regió, cada escola, cada familia i cada nen o nena, és únics i aixó que és una marevella, ho fa també molt complexe. Un sistema educatiu ha de ser prou flexible per a que cada escola pugui prendre’s temps d’adaptar-lo, per a que cada nen i nena pugui sentir-se part, per a que tots poguem creixer en més llibertat i conciencia.

  

lunes, 23 de marzo de 2015

Esposos, esperar con aceite en la lámpara

No tenía ninguna actividad más importante que la de estar esperando a su prometido, a quien apenas conocía. Sus padres habían acordado este enlace porque se veía muy conveniente desde el punto de vista de la tradición, la unidad de los pueblos, la continuidad de la familia y el cuido de los campos. Se decidió que cuando él tuviera preparada la vivienda para ambos la iría a buscar y se celebraría el matrimonio, pero no se sabía ni el día ni la hora, así que ella tenía que saber estar preparada.

¡Estar preparada!, es decir: aprender a prepararse. Cosechar las flores para adornar la casa, tener refresco para el viajero, una sombra para el calor, un asiento para el andante, agua y comida para el burrito que lo cargara. Y estar siempre lista para marchar, con lo imprescindible para una vida conyugal, ojalá incluir esencias y aceites. Preparada para cuidar la estirpe, a su esposo y los que lleguen. Preparada para sobrevivir a las inclemencias y alegrarse del buen tiempo. Preparada para acompañar y no ser obstáculo. Debía saber tener su lámpara con aceite, su túnica limpia. Saber coser y tejer, cosechar y sembrar.

Cuando María contó su historia a sus nietas y nietos, nadie de ellos podía comprender que no se enamoraran primero, que vivieran el noviazgo sin verse, sin conversar y preguntarse mutuamente. Encontraron que era cruel prometerlos, y todavía casarlos, sin preguntarles si se gustaban siquiera. Y María, a quien fascinaba explicar esta historia uno por uno, les advertía: “¿imaginan que no hubiera conseguido amar a su abuelo?, ¿pueden creer que existiera uno mejor para mí?, ¿piensan que su abuelo estaría mejor cuidado, habría tenido mejores hijos o nietos?”. Los chicos quedaban atónitos frente a la respuesta de su dulce abuela y respondían: “no, no podemos imaginarlos de otra manera y los amamos a ustedes”.

“Bien”, respondía María, “pues más les vale, porque sin su abuelo y sin mí, ninguno de ustedes existiría”.  

La ternura que se apropiaba de ambos era tal que no parecía posible imaginarlos uno sin el otro, compañeros siempre y en todas. Para los hijos de sus hijas e hijos, los ancianos de hoy eran una unidad sin necesidad de adjetivos. Supieron amarse. Se amaron. Y cuando el tiempo dijera basta, se separarían, pero nunca en verdad sus almas porque en el amor se habían unido para siempre. Si uno partía antes que el otro el amor seguiría.


María, quien supo guardar grandes secretos en su corazón, supo que amar era un arte de todos los días, a veces con inspiración, otras con gran esfuerzo. Nunca le interesó saber si hubiera sido más fácil en otras circunstancias y no tuvo actividad más importante que la de aguardar, acompañar, y crecer en ese amor. Vivieron ella y su esposo en una sociedad primitiva en la que ambos tenían cada uno su rol muy claro, pero el gran trabajo de todos los días fue hacer de ello un pedazo de eternidad. Quienes les conocieron no tienen la menor duda que hicieron un gran trabajo.