jueves, 20 de octubre de 2011

Fósforos o tinas de agua caliente?

El ser humano necesita del amor tanto como respirar. No podemos vivir sin él, pero necesitarlo no asegura que sepamos amar. El amor no se puede imponer, ni obligar, es libre, sino no es amor, es cualquier otra cosa, por eso es que la tarea de aprender a amar incluye saber recibir lo que llega y no esperar nada. A veces, la necesidad nos hace cometer errores, podemos incluso dañar a otras personas por nuestras propias carencias. Pero la mejor escuela para amar es la vida misma. En la búsqueda de calor podemos a veces quemarnos en un fogonazo. Un instante de pasión, puede darse dentro de un contexto de personas que se aman, pero en sí mismo, puede ser efímero, sería como cuando se prende un fósforo, que genera una explosión y se libera mucho calor de una vez, pero rápidamente se apaga y se consume, no dura más que unos segundos. El amor auténtico se parece más a una tina de agua caliente, donde podemos sumergirnos en ella largamente y su calor nos abriga el cuerpo de manera completa, si se enfría añadimos un poco más de agua y la mantenemos. El mundo necesita experiencias de amor parecidas a la tina de agua, lugares donde permanecer y crecer, vivir procesos en los que vamos entre todos añadiendo calor para mantener y crece, sin exigir, medir, poner trabas, comparar y aprendiendo a equilibrar los fogonazos. Ojalá sean lugares donde podamos compartir con muchos y los más jóvenes aprendan viendo a los adultos, que es cierto y es posible amarse con los ojos abiertos y acogiéndonos tal como somos.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Unidos en la gracia y la desgracia

Hay una creencia patriótica que dice que los chilenos son solidarios de nacimiento. La verdad es que la accidentada geografía de este país lo hace conocido por los violentísimos sismos y las serias erupciones volcánicas, y quizá no tan famosos, pero también abundantes inundaciones por lluvias en el invierno -dada la pendiente cordillerana y la proximidad de poblaciones al pie de las montañas-. Todos los años, las nevadas atrapan a pueblos enteros bajo el denominado tsunami blanco, en el que vidas humanas corren peligro y se pierden animales de pasto; mientras, de manera simultánea, en el desierto, la sequía tiene en alerta desde hace años a otros habitantes de este diverso y sorprendente lugar al sur del sur.
Cuando las emergencias se activan, se activa la solidaridad y la gente se vuelca severamente. Si preguntamos a cualquier chileno si es voluntario de alguna institución, nos responderá sobre variadas oportunidades en que ha viajado al norte o al sur a ayudar en la reconstrucción de casas y pueblos o en la misma metrópoli ha hecho donaciones para socorrer a sus compatriotas. No obstante, las investigaciones sobre este tema, dicen que a parte de las emergencias y de las donaciones esporádicas, el voluntariado y la solidaridad son escasos.
Entre marzo del 2010 y agosto del 2011 han ocurrido tres situaciones que proponen una reflexión sobre este tema, situaciones cercanas en el tiempo y que es casi imposible no relacionar. La primera el terremoto con tsunami de febrero del 2010, posteriormente la situación de los 33 mineros atrapados bajo tierra durante 70 días en agosto del mismo año y en septiembre del 2011 la muerte accidentada de 21 personas por la tragedia de un avión de las fuerzas armadas. Este último acontecimiento, también con gran cobertura mediática, ha generado duelo nacional de dos días dadas las características de las víctimas, se trataba de 21 persones muy conocidas, algunos estrellas de la televisión y otros personas de destacado compromiso social. El motivo del viaje era, precisamente, un documental televisivo sobre la reconstrucción post-maremoto de la isla Juan Fernández, conocida por la famosa obra “Robinson Crussoe”. Personas tan comprometidas con el bienestar de los demás, la auténtica felicidad y solidaridad, que su muerte ha resultado una especie de orfandad y desolación.
Reflexionando estos acontecimientos junto a un grupo de jóvenes de 16-17 años aparecía la pregunta: ¿qué tenemos que ver que todavía no somos capaces de entender?, y algunos respondían: que vivimos como si nunca tuviéramos que morir y por tanto no profundizamos el día a día.
La invitación al voluntariado, el salto cualitativo entre dar una limosna, alimentos o ropa o comprometerse con los demás, es vivir entendiendo que nos moriremos y que es ahora (ahora mismo, ya!!) cuando podemos hacer la diferencia entre mediocridad o plenitud.
Gente como los voluntarios organizados de “Desafío, levantemos Chile”, junto al equipo del “Buenos días a todos” y la Armada de Chile, muertos en accidente, en camino a la reconstrucción, marcan la diferencia, pero ha sido necesaria una desgracia para verlo claro. No dejemos de mirar entonces a todos los que están vivos y trabajan todos los días por hacer posible la educación, el cuido de los enfermos, la acogida a los solitarios, ayudar a los desposeídos… y unámonos a ellos desde todos los lugares de la tierra. 

lunes, 12 de septiembre de 2011

Units en la gràcia i la desgràcia

Hi ha una creença patriòtica que diu que els xilens són solidaris de mena. La veritat és que l’accidentada geografía d’aquest país el fa conegut pels sismes violentíssims i les serioses erupcions volcàniques, i potser no tant famoses, però també abundants, les inundacions per pluges a l’hivern -donada la pendent cordillerana i la proximitat de poblacions al peu de les montanyes-. Tots el anys, les nevades atrapen a pobles sencers sota l’anomenat tsunami blanc, on perillen vides humanes i es perden bèsties de pastura; mentre, al desert, la sequera te en alerta fa anys a altres habitants d’aquest divers i sorprenent indret al sud del sud.
Quan les emergències s’activen, s’activa la solidaritat i la gent s’hi avoca seriosament. Si preguntem a qualsevol xilè si es voluntari d’alguna institució, ens respondrà sobre variades oportunitats en que ha viatjat al nord o al sud a ajudar a reconstruir cases i pobles o a la mateixa metrópoli ha fet donacions per a socòrrer als seus compatriotes. No obstant, les investigacions sobre aquest tema, diuen que fora de les emergències i de les donacions esporàdiques, el voluntariat i la solidaritat són molt minsos.
Hi ha hagut en el darrer temps tres situacions que fan reflexionar molt sobre aquest tema, han estat tan properes en el temps que és gairebé imposible no relacionar-les. Primer el terratrèmol amb tsunami del febrer del 2010, posteriorment la situació dels 33 miners atrapats sota terra durant 70 dies a l’agost del mateix any i al setembre del 2011 la mort accidentada de 21 persones per la tragèdia d’un avió de les forces armades. Aquest darrer fet, també amb una gran cobertura mediática, ha generat dol nacional de dos dies donades les condicions de les víctimes, es tratava de 21 persones molt conegudes, varios d’ells estrelles de la televisió i altres persones de destacat compromís social. El motiu del viatge era, precisament, un documental televisiu sobre la reconstrucció post-maremoto de la illa Juan Fernández, coneguda per la famosa obra “Robinson Crussoe”. Persones tan compromeses amb el benestar dels altres, amb la veritable felicitat i solidaritat, que la seva mort ha resultat una mena d’orfandad i desolació.
Reflexionant aquests fets un grup de joves de 16-17 anys es feia la pregunta: què hem de veure que encara no hem estat capaços d’entendre?, i ells mateixos responien: que vivim com si mai haguéssim de morir i per tant no aprofundim el dia a dia.
La crida al voluntariat, el salt qualitatiu entre donar una almoïna, aliments o roba i comprometre’s amb els altres, es viure la vida entenent que ens morirem i que es ara (ara mateix, ja!!) quan podem fer la diferencia entre mediocritat o plenitut.
Gent com els voluntaris organitzats de “Desafío, levantemos Chile”, junt amb l’equip del “Buenos días a todos” i l’Armada de Xile, morts en accident fent camí per la reconstrucció marquen la diferencia, però ha calgut una desgracia per a veure-ho clar. No deixem de mirar doncs a tots els que están vius i treballen tots els dies per a fer possible l’educació, la cura dels malalts, l’acollida als solitaris, l’ajut als més desposseits… i unim-nos a ells des de tots els indrets de la terra. 

jueves, 1 de septiembre de 2011

Vitalia, la bondat de ser bona


Amb aquest nom tan expressiu, va viure i servir amb bondat la mare, avia, esposa, bona amiga, germana i filla Vitalia, qué més es pot demanar?. Una dona encantadora, sempre riallera, sencilla i intel.ligent com ella sola. Convidada a celebrar i reunir-se amb amics, arribava amb un gustós pa gros fet per ella, signe eucarístic i festiu. Era d’aquelles persones que on era acollia als altres i sempre era benvinguda. La Vitalia s’havia casat amb el teóleg Antonio Bentué, aterrat a principi dels 70 des de Catalunya a fer apostolat a Xile. Es van conéixer a la població La Victoria on tots dos servien a gent que iniciaven la construcció de vivendes i comunitat a terres que eren desocupades i on tot estava per fer. A la Victoria i hi havia gent amb necessitats urgents i compañía, calia atenció tan espiritual, com afectiva, estructural o educativa. La Vitalia era veritablement una institució reconeguda i merescuda, disposada a ajudar sempre, convocadora i molt savia. Tenia la bondat de ser bona i aixó la feia propera a tothom: grans petits, cultes i no tant. Ha mort i ressucitat aquest 2 d’agost, els ángels se la han endut després d’haver gaudit de 13 anys de grácia!!, temps que va viure amb un cor trasplantat després d’un infart fulminant que va superar perque calia donar més amor a la terra i així ho va fer. Parlar de la Vitalia es parlar de l’Antonio, el seu estimat i per a qui ha estat entranyable i intensament estimada, de la seva familia que la va cuidar i per qui va tenir la sort de ser cuidada. La Vitalia deixa un buit insustituible, peró es molt més el testimoni i d’alegria i fecunditat d’una gran dona que va treballar per un món més just de dins cap enfora, comencant per ella i per casa seva. A peus de la majestuosa cordillera andina, un nom més per a recordar i aprendre, un nom sonor, poc usual i tant, tant expresiu com Vitalia!!, grácies per haver compartit la bondat de ser bona.   

lunes, 25 de julio de 2011

Moriré

(Foto de Patricio Zamora)
(Recreación del texto de Alfredo Rubio de Castarlenas: I jo em moriré)
Soy un ser vivo y moriré.
Me moriré un día, una noche, no lo sé.
Moriré caminando o durmiendo, cerca de los míos o tirado en algún lugar recóndito.
Nadie sabe cuánto tengo más de vida. Nada sirve para predecir ese tiempo, y en cambio, si de algo tengo certeza es de que moriré.
Moriré, y los redondos duraznos seguirán llenando de maravilla la boca de los niños cada verano, moriré y jugarán de nuevo a perseguirse y a esconderse la luna y las estrellas, el hombre y su esperanza.
 Todos los días, nuevas flores abrirán sus pétalos aún en mi ausencia; y mis hijos y seres amados seguirán sus propias vidas, como debe ser.
Mi casa será poblada por otras personas y las cosas que hoy uso, usarán otros o dejarán de tener sentido.
Moriré y habré hecho todo lo que habré hecho, nada más. No empeñaré a nada ni a nadie con mis tareas, haré las que tengo que hacer con la honestidad de quien sabe que morirá en cualquier momento y así poderme ir tranquilo.
Moriré y me recordarán como lo que mostré de mí, como lo que hice.
Moriré y habré alcanzado a amar con la intensidad que me permití, habré sido tan generoso como yo quise darme y todo lo que no entregué morirá ese mismo instante.
Qué hermoso, qué alegría, que aunque yo muera todo en el universo seguirá rodando como si tal cosa.
Moriré y después de las tardes de lluvia y truenos se colgará de la mirada de los seres, el pasmo redondo de contemplar en el cielo húmedo el arco iris.

I jo em moriré (Poema de Alfredo Rubio)
I jo em moriré i les grans peres d’aigua,
cada setembre
seguirán omplenant de marevella la boca dels infants;
i jo em moriré i jugarán de nou a perseguir-se i amagar-se,
la lluna i els estels, l’home i sa esperanca
Qué formós que encara que jo mori tot
en l’univers, seguirá rodolant com si tal cosa
així podré anar-me de puntetes a fruir-te señor, a fruir-te

I jo em moriré i a les tardes de pluja i de tronada després,
es penjará
de la mirada, el pasme rodolenc de contemplar
en el cel humit l’arc de l’iris.

martes, 28 de junio de 2011

Eficiencia y fecundidad, la fecundidad de la solidaridad

Hace un año y medio en Chile hubo uno de los terremotos y tsunami más grandes des de que se había tenido registro en la Historia. Muy poco antes se había visto sufrimiento similar en Haití y posteriormente hemos visto como la tierra no para de convulsionar, especialmente recordamos el movimiento telúrico de Japón con repercusiones fatales per a tantas personas. De cada uno de estos movimientos hemos aprendido muchísimo, en el caso de Haití sirvió para fijar la atención en un país que tiene profunda necesidad de ayuda, no sólo por el terremoto sino por una debilísima estructura desde el angulo que se mire, y quizá en el otro extremo, precisamente Japón, un país tremendamente organizado que enfrenta una catástrofe magna informando a la población, tomando todas las precauciones y colocando todos  los recursos a disposición. En cualquier caso, siempre, gracias a las actuales posibilidades que nos ofrecen las redes mediáticas, la humanidad entera ha seguido desde el primer momento los hechos.
¿Qué pasa con la tierra? dicen algunos, ¿está enfadada?, ¿tenemos responsabilidad las personas?, otros aseguran que la acción humana nunca puede ser tan poderosa como para colapsar el planeta. Lo cierto es que no tenemos certeza, pero tampoco estamos reaccionando con la fecundidad necesaria. Hemos visto que somos capaces de ser eficientes ante las emergencias, llegar rápido, parar reactores nucleares aunque cueste, enviar ayuda… pero esta destreza no siempre nos acompaña a ir más a fondo y reflexionar, parar y leer nuestra minusculidad. ¿Somos demasiado pequeños para entender la fecundidad?, ¿o no se nos nota?, ¿es posible que no se note, porque son muchas las personas que todos los días intentan hacernos reflexionar, realizan esfuerzos titánicos para vivir integralmente, pero no es suficiente y no estamos contentos. La fecundidad nos pide diálogo real, que significa escuchar antes que reaccionar, y posiblemente cambios para una sociedad donde los más viejos tengan la posibilidad de llevar una vida tan digna como cuando eran productivos, donde los más jóvenes puedan ganarse la vida y proyectarse. La fecundidad del diálogo puede abrirnos los ojos a que las fuerzas telúricas más punzantes son las que generamos entre nosotros mismos los humanos. 

Eficiència i fecunditat, fecunditat de la solidaritat

Fa un any i mig que a Xile va haver-hi un dels terratrémols i tsunami més grans dels que s’havia tingut registre a la história, feia molt poc haviem vist patir el semblant a Haití i en aquest temps hem vist com la terra no para de convulsionar, especialment recordem el moiment telúric de Japó amb repercussions fatals per a tantes persones. De cada un d’aquests moiments hem aprés moltíssim, en el cas d’Haití ha servit per a fixar l’atenció en un país que te necessitat de profunda ajuda, no només pel terratrémol sino per una feblíssima estructura des de l’angle que es miri, i potser a l’altre extrem, precissament Japó, un país tremendament organitzat que fa front a una catástrofe magna informant a la població, prenent  totes les mides i posant tots els recursos a disposició. En qualsevol cas, sempre, grácies a les actuals possibilitats que ens ofereixen les xarxes mediàtiques, la humanitat sencera ha seguit des del primer moment els fets. Qué passa amb la terra? diuen alguns, está enfadada?, en tenim responsabilitat les persones?, altres asseguren que l’acció humana mai pot ser tan poderosa com per a colapsar el planeta. El cert és que no en tenim certesa, peró tampoc estem reaccionant amb la fecunditat que cal. Hem vist que som capacos de ser eficients davant les emergéncies, d’arribar rápid, de parar reactors nuclears tot i que costi, d’enviar salvatatge… peró aquesta destressa no sempre ens acompanya a anar més a fons i reflexionar, parar i llegir la nostra minusculitat. Som massa petits per a entendre la feconditat?, o no se’ns nota? es posible que no es noti perque són moltes les persones que tots els dies intenten fer-nos reflexionar, que fan esforcos titànics per a viure integralment, peró no és suficient i no estem contents. La fecunditat ens demana dialeg real, que significa escoltar abans que res, i possiblement canvis per a una societat on els més vells tinguin la possibilitat de fer una vida tan digna com quan éren productius, on els més joves puguin guanyar-se la vida i projectar-se. La fecunditat del diàleg ens pot obrir els ulls a que les forces telúriques més punyents són les que generem entre nosaltres mateixos els humans. 

martes, 17 de mayo de 2011

El erizo

El erizo es un animalito que tiene puas, es mamifero, tiene muy desarrollado el oído y se enrosca si se siente en peligro. Normalmente no es un animal doméstico pero algunos pueden sobrevivir en cautiverio, es por ello que algunas personas han tenido un erizo de mascota.


Usando este animal como metáfora, Muriel Barbery escribió el libro "La elegancia del erizo", material en el que se basó otra mujer, Mona Achache, para escribir el guión de la película cuyo título original en francés es l’Herisson. 
La história tiene tres personajes principales que interactuan entre ellos y son vecinos de un mismo edificio. La trama nos habla de “ver al otro”, ver a la persona. Un llamado de atención a la importancia de reconocer que tras un peinado, maquillaje, vestido ... hay una persona. La gran novedad de ver a la persona, al otro, es que aquella persona puede ser clave de mi propia felicidad. El otro, cuando lo reconozco, es transforma en amor. Cuando hablamos de mirar al otro, podríamos pensar que el otro sale ganando, que el otro tiene la “suerte” de ser mirado por nosotros quienes le hemos regalado un poco de nuestro afecto. Mirar al otro, en cambio, repercute directamente en el que mira, el que es capaz de “ver” aquello que normalmente no ve. Cuando vemos más allá de la apariencia, de los prejuicios, o de lo que siempre hemos visto, nos encontramos con nuestra propia vulnerabilidad, con nuestros anhelos y deseos frente a quien estemos mirando. Cuando verdaderamente miramos al otro abrimos el corazón y se nos cuela, entra y somos nosotros los que salimos tocados.


Por ello en la Elegancia del erizo, tanto en la película como en el libro, la historia entra en cada uno de los lectores o videntes y nos habla. Lo hacer porque todos necesitamos ser amados tal como los protagonistas de la historia buscan serlo. Y así se inicia el camino del Amor verdadero que nos lleva a la verdadera felicidad.

L'Erissó

L’erissó és un animalet que te punxes, és mamífer, te molt desenvolupat l’oíde i s’enrosca si se sent en perill. Normalment no és un animal doméstic peró alguns poden sobreviure al captiveri, es per aixó que algunes persones han tingut un erissó de mascota.
Usant a aquest animal com a metáfora, Muriel Barbery va escirure el llibre L’elegáncia de l’erissó, material en el que es va bassar, una altra dona, Mona Achache, per a fer el guió de la pel.lícula que en la seva versió original en francés es titula l’Herisson.


La história te tres personatges principals que interactuen entre ells i són veins d’un mateix edifici. La trama ens parla de “veure a l’altre”, veure a la persona. Un crit d’atenció a la importancia de reconéixer que a sota del cabell, de la pintura, el vestit… hi ha una persona. La gran novetat de veure a la persona, a l’altre, es que aquella persona pot ser la clau de la meva propia felicitat. L’altre, quan el reconec, es transforma en amor. Quan parlem de mirar a l’altre, podriem pensar que l’altre surt guanyant, que l’altre te la “sort” de ser mirat per nosaltres, de que li hem regalat una mica del nostre afecte. Mirar a l’altre peró, repercuteix directament en el que mira, el que es capac de “veure” alló que normalment no veu. Quan veiem més enllá de l’aparenca, dels prejudicis, o del que sempre hem vist, ens trovem amb la nostra propia vulnerabilitat, amb els nostres anhels i desitjos en front aquell a qui estem mirant. Quan veritablemen mirem a l’altre obrim el cor i se’ns cola, entra i som nosaltres els que sortim tocats.


Es per aixó que a l’Elegáncia de l’erissó, tant a la película com al llibre, la história entra en cada un dels lectors o vidents i ens parla. Ho fa perque tots necessitem ser estimats tal com els protagonistes de la história buscan ser-ho. I es clar, és així com es comenca el camí de l’Amor veritable que ens porta a la veritable felicitat.

viernes, 22 de abril de 2011

Claraesperanza

Es una actitud de vida. La claraesperanza es la luz que ilumina el camino oscuro, el aliento a seguir. La vida, con claraesperanza, no niega la dificultad, el dolor, es la certeza de lo que viene después.
Tal como cuando preparamos una fiesta, la claraesperanza ordena y da la pauta para preparar la reparación de un daño, la persecución de la sanación.

María, la madre de Jesús, en el sábado santo, tenía la claraesperanza de la resurrección.

¿Tengo dolores?

Con las prisas se nos olvida vivir. ¡Es cierto!! Con el trabajo, las obligaciones, los afanes y tantas otras presiones cotidianas, podemos desconectarnos del centro. Podemos vivir muy informados, o más o menos, de lo que ocurre en el mundo, estar alerta con los problemas y vicisitudes del país y de la comunidad, ser muy activos incluso en ello, pero no necesariamente estar conectados con el centro de la propia vida: ¿en qué estoy?, ¿qué me pesa?, ¿qué me alegra, empuja, motiva?

Un primer paso para tomar conciencia es conectarnos con los propios dolores, el cuerpo sabiamente nos da señales: la cabeza, la espalda en todo su esplendor, el vientre. ¿Qué ocasiona nuestros dolores?

Segundo paso es cómo voy a enfrentar este dolor, cómo trabajaré para enmendar y dar un salto en mi calidad de vida para que ese dolor, miedo, molestia sea un escalón más hacia mi plenitud humana.

Tercer paso junto con cargar y enfrentar mi propio duelo, dónde quiero estar, qué anhelo profundo tengo, qué colores y alas tiene la mariposa que soy yo al salir de la crisálida.

Todos tenemos tareas internas que realizar. Todos tenemos dolores, hay que enfrentarlos, quedarse en ellos nos empobrece, la auténtica forma de vida es brillar fuera de la crisálida.

lunes, 18 de abril de 2011

Somos seres radiantes, pero tenemos que radiar


Cientos de miles de estrellas emiten luz continuamente. Lo hacen porque en su interior se produce combustión nuclear. Las estrellas están formadas por gases que son atraídos por una gravedad y entre ellos colisionan, producen energía y por ende luz. Al ojo natural, no las vemos siempre, solamente de noche y aún en las llamadas noches “estrelladas”. No obstante, las estrellas están brillando siempre, no solamente cuando las vemos. Las noches que llamamos estrelladas son aquellas en que los observadores vemos a las estrellas, pero ellas brillan siempre, las veamos o no. Lo mismo ocurre con cientos de miles de amaneceres y puestas de sol, de prados y valles llenos de flores perfumadas, de sonrisas de niños en su sueño.
Todas las noches son estrelladas y lo son también los días, pero no siempre percibimos a los seres luminosos que tanto nos gustan. Las estrellas brillan porque son. En su ser y para ser, emiten luz, su brillo pasa quizá inadvertido a ellas mismas. Si una estrella estuviera preocupada de brillar quizá dejaría de ocuparse de su combustión.

¿Le afecta en algo a una estrella que la miremos, que podamos percibirla?. A parecer si. Todos estamos relacionados, todos compartimos energía, calor, atención. Nada es en vano. Posiblemente si nunca miro a las estrellas el mundo seguirá funcionando, pero será mucho más brillante, armónico, radiante si las miro. ¡Qué raro!

Al igual que en las noches estrelladas la cualidad de ser estrelladas es que yo las mire, la posibilidad de que el mundo, el universo sea más radiante, armónico, feliz… está directamente relacionado con que me detenga a mirar. Las estrellas no salen a mostrarse, están siempre ahí, pero las hace ser radiantes el que yo las vea.

Y cada uno de nosotros es un ser radiante, siempre estamos radiando, emitiendo vida, generando vida, pero depende de cada uno que la vida nos habite, nos invada. La vida está siempre en nosotros, pero a veces la “dejamos pasar”, no sentimos su calor, su brillo. Para ser radiantes tenemos que mirar hacia el calor que pasa por nosotros, sentirlo, nombrarlo, disfrutarlo. Y, efectivamente, entonces sí! Igual que las estrellas tendremos luz propia.

martes, 12 de abril de 2011

La mejor opción: amar


No es fácil tomar decisiones, tampoco lo es convivir con la duda. Ante una situación de cambio, de interrogante, no podemos quedarnos eternamente pensando que haremos, hay que decidir. ¿Cómo se hace?, no es fácil, pero es un tema que no pasa solamente por la cabeza y la lógica.

Es el caso de Eduardo, que está decidiendo que hará con su vida. Le faltan tres años para la jubilación, tiene un cargo importante en una empresa donde ha trabajado por muchos años ha trabajado, de hecho, toda una vida, y justo ahora habrá cambio muy radicales que le hacen plantearse si adelantar la jubilación o seguir. Difícil!, si no se jubila deberá acompañar el cambio –se trata de una fusión con otra empresa-, y por tanto, estar al frente de este viraje; si se jubila se va a su casa feliz, pero él es un hombre de acción y de hecho no tiene otro proyecto que compita con el trabajo de toda la vida. Su esposa, amiga, cómplice le dice: “estaré contenta con lo que te haga feliz”… difícil decisión!!

Consultando con algunos amigos, Eduardo se enfrentó nuevamente con las dos evidentes grandes tendencias. Unos aconsejaban que tomara la jubilación y lo increpaban: “¿qué harías si supieras que te queda un año de vida?”, él respondía, tenía sólo un tema pendiente, hacer un viaje largo con su amada compañera. Los otros amigos le decían: si no tienes otro proyecto y tienes deseos de seguir trabajando, no lo pienses más!! Sigue estos tres años en la empresa y traspasa tu experiencia.

Finalmente, tanto Eduardo como sus amigos llegaron a la conclusión de que cada persona es un mundo. Al parecer Eduardo, a pesar de hacer la consulta prefería no jubilar. ¿Por qué consultaba entonces?, en gran parte para fortalecer sus argumentos. Muchas veces no confirmamos lo que queremos hasta que los contrastamos con otros.

Eduardo entendió lo que quería cuando escuchó todas las opiniones de quienes lo aman: la familia, los amigos y saber que lo apoyarían en lo que hiciera. Y decidió!! Su es seguir tres años más, pero de otra manera: escuchando más, siendo menos escrupuloso y ayudando a los más jóvenes.

La millor opció: estimar


No es fácil prendre decissions, tampoc ho és conviure amb el dubte. Davant una situació de canvi, d’interrogant, no podem quedar-nos eternament pensant qué farem, cal decidir. Com es fa?, no es fácil, peró es un tema que no passa només pel cap i la llógica.

És el cas de l’Eduard que está decidint qué fará amb la seva vida. Li falten uns tres anys per a la jubilació, te un cárreg important a una empresa on fa molts anys ha treballat, de fet, tota una vida, i just ara hi haurá canvis molt radicals que el fan plantejar-se si adelantar la jubilació o seguir. Dificil!, si no jubila ha d’acompanyar el canvi –es tracta d’ una fusió amb una altra empresa-, i per tant, ser capdavanter d’aquest viratge; si jubila se’n va a casa felic, peró ell és un home d’acció i de fet no te cap altre projecte que competeixi amb la feina de tota la vida. La seva esposa, amiga, complice li diu: “estaré contenta amb el que et faci content”… difícil decissió!!

Consultant amb alguns amics, l’Eduard va trovar-se novament amb les dues evidents grans tendéncies. Uns aconsellaven que es jubilés i li deien: “qué faries si sabéssis que et queda un any de vida?”, ell responia, que fora de fer un viatge llarg amb la seva companya no tenia més temes pendents. Els altres amics li deien: si no tens un altre projecte i tens ganes de seguir treballant, doncs no ho pensis més!! Seguéix aquests tres anys a l’empresa i aprofita de traspasar la teva experiéncia.

Tot plegat, tant l’Eduard com els seus amics van arribar a la conclusió que cada persona és ben diferent i que arribant a un moment com el que tenien al davant molta gent miraría de jubilar anticipadament i buscar com passar-ho bé i descansar, peró no era el cas de l’Eduard, tot i que feia la consulta. Per qué feia la consulta?, en gran part per a argumentar ell mateix davant els altres qué li passava. Moltes vegades no acabem de saber el que volem fins que ho argumentem i a més a més, escoltem els altres.

L’Eduard va veure clar el que volia només quan va tenir totes les opinions d’aquells qui ell estima: la familia, els amics i saber que el recolzarien fes el que fes. I va decidir!! La seva va ser la opció de seguir tres anys més, peró d’una altra manera escoltant més, essent menys escrupulós i ajudant als més joves.

lunes, 4 de abril de 2011

Los invisibles y su aporte a la convivencia


Sara es invisible. De niña era silenciosa, “no molesta” decía su madre. Muy pronto tuvo que ayudar en casa porque eren muchos y la plata no alcanzaba, se puso a trabajar en una empresa de limpieza donde le ensañaron a ser eficiente en el trabajo, sin hacer ruido. Pasar inadvertida era la consigna, cuanto más mejor, así, mientras recogía la basura y sacaba las manchas del suelo, arrastraba el cubo de agua de manera silenciosa y haciendo movimientos suaves y controlados. Aprendió que una de las claves per cumplir el objetivo era ocupar poco espacio y dejar las superficies lo más escurridas posible, ojalá seques, como si nunca se hubiera limpiado, así, además de limpiar, de alguna forma se borraba el rastro de quien limpiara.
El aseo, para estar bien hecho, tiene que ser invisible. Y no es el único trabajo! Pasa lo mismo con los pintores, eléctricos, aires acondicionados y muchas tareas técnicas que el mundo necesita que funcionen y que no den problemas. Son trabajos con un alto valor práctico, los necesitamos con urgencia y cuando fallan todo falla, nos pone de malhumor y nos hace infelices. Cuando funcionan bien, una de las claves es que no se note, pero el riesgo es que no las valoremos.
Como Sara, miles de mujeres y hombres en el mundo mantienen limpio el metro, escuelas, universidades, centros comerciales, bancos, clínicas y hospitales, bencineras, supermercados, restaurantes, trenes, museos, tiendas de todo tipo y todos, todos, todos los baños del mundo en tiempo récord.
Son gente muy especializada que sabe sacar a gran velocidad y con precisión manchas pegajosas de bebidas, chicles, vómitos y sangre, grafitis de ventanas, pegatinas y calcomanías, caramelos pisados y limpiar vidrios de manera inadvertida.
Sara ara trabaja en un aeropuerto, ella ve a muchas personas todo el día, muchas, muchas, van de prisa. Gente de todo el mundo que corre arriba y abajo y no tiene tiempo. No se saludan, tampoco a ella, de hecho, a ella no la ven.

Els invisibles i el seu aport a la convivencia


La Sara és invisible. De petita era una nena calladeta, “no molesta gens” deia sa mare. Molt aviat va haver d’ajudar a casa seva perque eren molts i no arribáven els diners, es va posar a treballar a una empresa de neteja, on la van ensenyar a ser eficient en la feina, sense fer soroll. Passar inadvertida era la consigna, quan més millor, així, mentre recollia les brosses i treia les taques del terra, arrossegava el cubell de l’aigua de manera silenciosa i fent moiments suaus i controlats. Va aprendre que una de les claus per acomplir l’objectiu era ocupar poc espai i deixar les superficies el més aixutes posibles, tan de bó seques, com si mai s’haguéssin netejat, així, a l’hora que es netejava, d’alguna manera s’esborrava el rastre de qui neteja.
La feina de la neteja, per a esta ben feta, ha de ser invisible. I no és la única! També passa amb els pintors, eléctrics, aires acondicionats i moltes feines técniques que el món necessita que funcionin i que no que donin problemes. Són feines amb un alt valor práctic, les necessitem amb urgencia i quan fallen tot falla, ens posa de malhumor i ens fa infelicos. Quan funcionen bé, una de les claus es que no es noti, peró el risc es que no les valorem.
Com la Sara, milers de dones i homes al món manténen net el metro, escoles, universitats, centres comercials, bancs, clíniques i hospitals, bencineres, supermercats, restaurants, trens, museus, tendes de tot tipus i tots, tots, tots els lavabos del món en temps récord.
Són gent molt especialitzada que sap treure a gran velocitat i precissió taques enganxifosses de begudes, xiclets, vómits i sang, grafitis de finestres, pegatines i calcomanies, caramels trepitjats i netejar vidres de manera inadvertida.
La Sara ara treballa a un aeroport, ella veu moltes persones tot el día, moltes, moltes, van de pressa. Gent de tot el món que corren a vall i a munt i no ténen massa temps. No es saluden, tampoc a ella, de fet, a ella no la veuen.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Inmensa alegría, ser alegres, un grado de humildad


Carlos es arquitecto, trabaja como docente en una universidad, ha tenido cargos importantes en su vida, es un hombre serio. Tiene dos hijos y es una persona entrañable. Una de sus características más propias es ser una persona alegre, sonríe jovialmente y su gesto corporal lo acompaña en un simpático ademán que lo hace liviano. Es un ser que aunque a veces las cosas no le funcionen a la perfección en la vida, no pesa, ni se hace denso en la convivencia. De hecho uno podría pensar de Carlos que todo le resulta fácil, aunque no es en absoluto así.

La alegría es un don, una gracia que cuando disminuye, se resiente la vida y la salud. Si bien estar triste o vivir un duelo es necesario y natural en algunos momentos, al ser humano sin alegría, le falta energía y sin energía le falta alegría.

Pero los dones, si se tienen y no se trabajan, se atrofian; y contrariamente, si no se tienen y se trabajan, se pueden adquirir; de la misma manera, la alegría es un don que se puede trabajar, ¿cómo?, posiblemente cada persona tiene que encontrar su fórmula. Puede servir el ejemplo de los músicos que al interpretar una obra, para que esta suene bien, deben sentirla y vivirla, también podemos interpretar en la convivencia buenas relaciones, conversaciones, saludos amables, sin falsear, cordialmente.

Si podemos aprender a ser humildes, podemos aprender a ser alegres. De hecho es condición que así sea. En un camino en progresión hacia la humildad plena, primero descubrimos que podríamos no haber existido nunca, que en el Plan de Dios ,aunque las cosas no sucedieron prolijamente, Dios nos ama infinitamente y descubrir el Amor nos hace agradecidos y alegres, tremendamente alegres. En la escalera de los grados de humildad, la alegría es un peldaño entre el agradecimiento y la decisión de amar.

Francisco de Asís vivió la “perfecta alegría” cuando fue rechazado por sus propios hermanos y se encontró en la calle en una noche oscura y fría. Vivió la “perfecta alegría” de quien es tan pobre que no tiene la seguridad del amor de los más cercanos. La persona alegre no es que no tenga penas, o dificultades, sino que consigue disponer de un tono para transitar con energía por la vida, escoger la alegría entre todas las apariencias posibles y separar la incertidumbre, el dolor, los problemas, de su relación con el mundo circundante. Quizá porque consigue prescindir de llamar la atención sobre su persona y sus posibles dificultades, quien es alegre es humilde. El caso de la “perfecta alegría” de Francisco es el caso de quien se instala en el don. Se puede entonces estar triste y ser alegres, así como ser felices y estar triste. La alegría plena, profunda, que no depende de las mareas o los embates del tiempo es la sazón de la vida.

Así, la alegría, que muchas veces se convierte en un don a veces envidiable, es un trabajo. Y las personas que lucen una convincente sonrisa en sus labios y contagian alegría, han optado por ello. Han tomado la decisión de vivir alegres, no exento el esfuerzo. La actitud alegre ahuyenta el miedo. La persona alegre no le teme a la vida, al contrario, sabe que cuesta. Vivir sin miedo es vivir alegre.

Por último un apunte sobre João Tomé Chonze, un mozambiqueño que nació en 1925 y que alcanzó a vivir la esclavitud en pleno siglo XX, terminó sus días enfermo de cáncer invitando a quienes lo conocieron a vivir en “alegría tremenda”, hasta el día de hoy su invitación es sentido de vida. Reposan sus restos en el ex monasterio de San Jerónimo de la Murtra, en Badalona, donde vivió sus últimos días.

Elisabet Juanola Soria
Santiago de Chile

viernes, 25 de febrero de 2011

La belleza

Ver video

"La belleza salvará al mundo" dijo alguna vez León Tolstoi hace casi dos siglos, una afirmación profética.
La belleza es salvadora porque es norte. Cuando la gente que tiene poder miente, el ciudadano que escucha detecta la falta de belleza. Cuando alguien nos juega una mala pasada, es la belleza lo que nos alerta. La belleza tiene un lenguaje claro, a veces no fácil de traducir en palabras, pero certero e inconfundible.
Algo nos orienta hacia hacer, estar, vivir mejor, aunque no lo podamos traducir en palabras sabemos que hay que seguir esa estrella. Es la Belleza y en la Belleza está Dios.

lunes, 24 de enero de 2011

Conocer el proyecto de Gaudí en Chile

Este miércoles 26 de enero, a las 17:00, en el ex-Monasterio de San Jerónimo de la Murtra, Badalona, el arquitecto Christian Matzner presentará el proyecto arquitectónico de la Capilla de Nuestra Señora de los Ángeles o Porciúncula, obra que Gaudí diseñó para la Sagrada Familia y que se construirá en Rancagua Chile.

Una oportunidad extraordinaria de conocer un proyecto único en el mundo.

martes, 18 de enero de 2011

Extraordinario

Qué importante es emocionarse, dejar que el cuerpo sienta y sin mayor análisis nos lleve a los lugares menos sospechados.
Gracias a quienes lo hacen posible!

Video apasionante

Comunidades de constructores de paz


Durante el año 2010 se hizo una experiencia piloto en la que participaron activamente y de manera continua una cuarentena de personas. Se constituyeron 6 comunidades, de las cuales 4 mantuvieron un excelente ritmo de encuentros y fecundidad de ellos.
Este año queremos seguir.
¿Cuál es la idea?
Tener disponible un día al mes, después del trabajo y reunirte con un grupo de máximo 9 personas más para compartir este anhelo. Mes a mes se nutre el alma, espíritu, ánimo, honda, energía... aquello que finalmente nos da el aliento. Se alimenta a partir de caminar con otros hacia el anhelo de la paz.
Son gotas de agua en la inmensidad de la vida, pero sirven, sirven mucho porque tienen otra densidad y ayudan a flotar y nadar, incluso contracorriente.
Anímate a participar, haznos saber que quieres ser parte de esto y escríbenos a ejuanola@desafio.cl

lunes, 10 de enero de 2011

Projecte Terapia de la Forma

Terapia de la Forma s’anomena el projecte que ha dissenyat l’Angels i que com diu ella, está basat en la tendresa. Es tracta de fer treballar el fang i amotllar escultures a persones que han de fer algún dol.


L’Angels no és escultora, ella mateixa diu: ”Com jo no tinc estudis pertinents, la meva obra es fonamenta en la tendresa, el desig d’arrivar a les animes, desenredar els fils de dolors i transformar-los en llicons de vida que tanquin les ferides”, peró el que si te l’Ángels és sensibilitat al dolor i molta capacitat d’estimar.

Terapia de la Forma, ha estat doncs un exercici setmanal que ha durat dos anys, les autores de les escultures són nenes que per les seves históries de vida viuen a una llar d’acollida, totes ells han sofert abandó i maltracte. Les obres ténen bellesa plástica, peró a més a més ténen molt de contingut. Resultat del que aquestes nenes han tret a través de les seves mans.

Terapia de la forma s’ha exposat a una sala de Santiago, a Xile, i es van vendre d’inmediat les obres. Teresa, la directora del centre on viuen les nenes, ha dit al respecte: "Aquest és el primer cop que les nenes han perseverat en una activitat al llarg de dos anys i mai han perdut la motivació d’esperar a l’Ángels, aquesta és una actitut que valorem molt, de ser constants en quelcom propi d’elles. Les nenes abandonen els projectes perque elles han estat abandonades, peró en aquest cas s’ha creat un vincle d’amor, respecte i agraiment en vers elles. L’exposició és un espai per a que nenes que han estat vulnerades, concretin a través de l’art, l’expresió de les seves emocions i es llueixin, aixó les ajuda en el seu procés personal."


Es sabut que el cos te memoria, que tot alló que ens passa li queda enregistrat tot i que el nostre cap no ho recordi, per tant el cos recorda el dolor i les pessigolles, les cremades i els esforcos mes del que som capacos de ser-ne concients, es per aixó que donar al cos la posibilidad de treballar la forma, enfortir les sensacions positives i fer-les presents equilibra l’harmonia humana i ens fa felicos.
Altres links d'interès:
Mundo Mujer

Comunidad Organizaciones Solidarias

Castas y seres humanos

Nadie tiene, de hecho, más dignidad que otro, pero en lo concreto existen las diferencias entre las personas. No se trata de juzgar a nadie, pero es sano constatar cómo son las cosas, ello nos ayuda a tomar conciencia.
La conciencia nos hace humildes, nos da proporción, nos ubica.
De igual manera que nadie tiene más dignidad que otros, nadie es mejor, superior que otro. Nadie pide nacer, todos en este mundo existimos con la misma feblez y es por eso que tenemos que cuidarnos, como las manos de la imagen cuidan que la vida que hay entre ellas no se desparrame.